Monthly Archives: Juny 2004

2000.12.03.El País. (Consideraciones sobre el Plan Eólico)

TRIBUNA: Carles Arnal

Consideraciones sobre el Plan Eólico Carles Arnal 03/12/2000

Recientemente ha acabado el periodo de exposición pública del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana. La Plataforma Rural, aglutinando a un sector importante de colectivos y personas que trabajan en o por el mundo rural, ha efectuado una serie de alegaciones. Éste es el sentido de las mismas.Hace pocos días (EL PAÍS, 2 de noviembre) se ha hecho público un preocupante informe sobre el cambio climático elaborado por la Unión Europea. El panorama que dibuja para dentro de 20 años en nuestro territorio es alarmante: más sequía, más incendios, mayor erosión, clima más imprevisible y el agravamiento de otros problemas ambientales. El consenso al respecto de los científicos de todo el mundo es cada vez mayor y no deja ya dudas. Alegar aún que el cambio climático no está claro, resulta ya insostenible. No se habla de 100 años, sino de dos décadas. Muchos de nosotros vamos a sufrir estos efectos y las generaciones más jóvenes (no nuestros nietos, sino los escolares actuales) van a crecer al ritmo de un problema que irá en aumento. Esto significa que dentro de muy poco vamos a comenzar a padecer limitaciones importantes, que nos van a costar mucho (económica y humanamente) paliar. Además, muchos de los cambios serán irreversibles, no podremos revertirlos jamás. Finalmente, incluso adoptando entonces medidas drásticas y caras (mucho más que ahora), es posible que no puedan evitar el agravamiento para los años siguientes, por no haber hecho ahora (y ayer) lo necesario. Sin embargo, la administración manifiesta una irresponsabilidad al respecto totalmente inaceptable. No está tomando medidas serias para evitar esta situación sobradamente anunciada. En la presentación del Plan Eólico, dos consejeros destacaron que con este plan se evitará la emisión anual de 3,2 millones de toneladas de CO2 además de otros gases contaminantes. Hay que decir que esto es falso. El plan no contiene ningún mecanismo para fomentar la substitución de las energías contaminantes, para racionalizar el consumo, aumentar la eficacia energética y reducir (o al menos estabilizar) la demanda. Al contrario, da por sentado que el consumo energético se incrementará. En ese escenario, los parques eólicos poco harán por evitar el cambio climático. Por eso reclamamos urgentemente ese tipo de medidas, además del desarrollo de otras formas energéticas alternativas, como la solar y las pequeñas instalaciones eólicas (además de los parques) en el ámbito de un plan energético valenciano que aborde la problemática globalmente. Sin todo esto el plan es solo un parche. Otras alegaciones que hemos presentado van destinadas a preservar adecuadamente los ecosistemas valiosos. El plan excluye de la instalación de parques (de manera acertada) algunas áreas ecológicamente importantes, pero olvida otras igualmente valiosas (o incluso más, en algún caso). Por ejemplo, los lugares de interés comunitario (LIC), que formarán parte de la red Natura 2000, según la directiva europea de hábitats. Éstos deben protegerse pese a no estar aprobados formalmente (por desidia de la administración, no por falta de valor objetivo). Por este motivo, hemos añadido como zonas a excluir algunos parajes sumamente valiosos desde el punto de vista ecológico. Que nadie piense, sin embargo, que esto equivale a dejar el territorio valenciano sin lugares donde instalar parques. Aún retirando estos parajes valiosos queda, en casi todas las zonas previstas por el plan, territorio suficiente para instalar el número máximo de torres (aerogeneradores) previstas, pese a que el plan descarta de entrada (sin justificación documental) todas las zonas litorales y prelitotales (donde tal vez pudiera instalarse una parte de los parques previstos). Éste es otro déficit profundo del plan: no demuestra ni justifica de ninguna manera las mediciones en que se basa para declarar aprovechables eólicamente unas zonas y no aprovechables otras. Es necesario conocer esos datos (nos tememos que no existen mas que de manera muy fragmentaria) para poder valorar adecuadamente el plan (si no, ¿para que sirve la exposición pública?) Otras alegaciones son para reclamar mayor participación democrática. Pedimos que se amplíe el periodo de exposición (sumamente breve para la extensión y complejidad del plan). Denunciamos la ausencia de diálogo y de consenso previo, al tiempo que lo reclamamos otra vez (más vale tarde que nunca) y proponemos medidas como la participación de pequeñas empresas, cooperativas y ayuntamientos en la adjudicación de los parques. Pedimos comisiones de supervisión y mecanismos de control para evitar que las grandes empresas eludan la correcta realización de las medidas correctoras y compensatorias. En definitiva, queremos y reclamamos la energía eólica, pero la queremos con las mejores garantías para impedir daños innecesarios a los ecosistemas y que sirva de verdad para evitar el cambio climático, no para que unas pocas grandes empresas hagan un nuevo negocio sin afrontar los graves problemas ambientales que suponen las energías contaminantes. Carles Arnal es miembro de Acció Ecologista-Agró y secretario de la Plataforma Rural del País Valencià.

Anuncis

2002.01.12.Cinco Días. (Iberdrola, Endesa y Elecnor logran la mayoría del plan eólico valenciano)

Eléctricas, Gas y Agua   Iberdrola

Iberdrola, Endesa y Elecnor logran la mayoría del plan eólico valenciano

Los grupos liderados por Iberdrola, Elecnor y Endesa lograron ayer el 87% de los parques eólicos valencianos licitados por la Generalitat y en los que se prevé una inversión de 1.200 millones de euros. Sólo dos consorcios más, del total de 17 que se presentaron al concurso, resultaron adjudicatarios, mientras quedaban fuera, entre otros, Unión Fenosa, Hidrocantábrico, Gamesa, Bancaja y la CAM.

 

 

 

 

     
  Javier Alfonso (12-01-2002)El consorcio Energías Re-novables Mediterráneas, liderado por Iber-drola, fue el más beneficiado por el Gobierno de Eduardo Zaplana en el reparto de zonas susceptibles de albergar parques eólicos en la Comunidad Valenciana.

La eléctrica vasca, aliada con la navarra Energías Eólicas Europeas y otros socios valencianos, obtuvo 758 megavatios de potencia, de un total de 2.142.

La Generalitat decidió repartir las 15 zonas entre sólo cinco consorcios, pese a que se habían presentado 17 grupos al concurso, que reunían a todas las grandes eléctricas españolas, a empresas especializadas en el sector de la energía eólica y a las grandes entidades financieras valencianas.

El grupo de Iberdrola no sólo logró la mayor potencia, sino las zonas más apetecidas por las empresas que optaban a la adjudicación, ubicadas en el interior de la provincia de Castellón.

El segundo consorcio en potencia adjudicada fue el en-cabezado por Elecnor, acompañada en la empresa Guadalaviar por socios minoritarios que participan en proyectos eólicos de la compañía en otras comunidades autónomas. Se adjudicó 608 megavatios repartidos en cinco zonas eólicas.

Por su parte, Endesa obtuvo tres zonas y un total de 498 megavatios. La eléctrica acudió al concurso mediante la empresa Proyectos Eólicos Valencianos, en la que es socio minoritario Sedesa, la constructora de la familia del director general de la Policía, Juan Cotino.

El único grupo extranjero beneficiado fue Nuevas Energías Valencianas, liderado por las empresas alemanas Nevag -a través de su filial Sersa- y Umweltkontor RE, con una zona de 120 megavatios adjudicada. En este consorcio participan las empresas valencianas Grup Empresarial Cooperatiu e Industrias Ochoa, que tiene el compromiso de fabricar aerogeneradores.

La zona restante, de 158 megavatios, fue para la empresa alicantina Eólicas de Levante, participada por el grupo Elecdey, especializado en parques eólicos.

La participación valenciana en los consorcios era una de las condiciones no escritas que la Generalitat había anunciado que valoraría. Según el Gobierno de Zaplana, las empresas valencianas tienen el 35% de los grupos adjudicatarios.

1.200 millones de euros

La inversión prevista en los parques y en industrias auxiliares es de 1.200 millones de euros, de la que han quedado excluidos grupos considerados favoritos, como el formado por Gamesa, Dragados y Bancaja.

Hidrocantábrico, que acudía con el Banco de Valencia, Lladró, Finisterre y varias constructoras valencianas, también se fue de vacío, como Unión Fenosa, que acudió en solitario al no encontrar ningún socio local.

Otros grupos excluidos fueron el formado por la constructora ACS y la Cooperativa Eléctrica de Crevillente, y Aciloe, participado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

 

 

2001.12.18.Vilaweb. (Denuncien l’impacte que tindria un parc eòlic en l’interior de la comarca)

(19/12) Denuncien l’impacte que tindria un parc eòlic en l’interior de la comarca.

Un resident de Calp inicia una campanya per a demanar suports entre les associacions ecologistes i d’ornitologia

La instal·lació d’un parc eòlic en l’interior de la Marina Alta amenaçaria a les àguiles reials i perdiueres i als falcons i açores que existixen en les muntanyes d’esta comarca i en les de l’Alcoià i Comtat. Així ho afirma Mark Duchamp, un resident de Calp que ja està buscant suports d’associacions ecologistes i d’ornitologia per a evitar que en zones com les de Castell de Castells, Vall de Gallinera o Vall d´Alcalà s’ubiquen els aerogeneradors dels parc eòlics.

Duchamp, que és senderista i aficionat a l’ornitologia, afirma que la SEU (Societat Espanyola d’Ornitologia) ha localitzat un niu d’àguiles reials en el Barranc de Malafí, molt prop de Castell de Castells, i diverses parelles d’àguiles perdiueres en la serra de l’Almudaina (El Comtat). Este resident calpí advertix que la instal·lació d’un parc eòlic a Castell de Castells, Vall de Gallinera o Vall d´Alcalà, que són les zones que en la Marina Alta s’han declarat aptes en el Pla Eòlic de la Comunitat Valenciana, pot significar la mort per a estes aus que estan protegides per directives europees.

Duchamp també explica que en el mateix estudi d’impacte ambiental del Pla Eòlic es reconeix que hi ha nombrosos casos de morts d’aus al xocar contra els aerogeneradors. I dubta que la cria d’aus, que és una de les mesures que per a atenuar eixe impacte es proposen, siga efectiva. Les àguiles perdiueres no es reproduïxen en captivitat i estan en perill d’extinció, alerta Duchamp. A més, quin sentit té criar aus per a després soltar-les en un hàbitat poblat d’hèlices gegantines que giren a velocitats de 300 km/h.?.

Este aficionat a l’ornitologia també afirma que altres espècies d’aus estarien en perill si s’instal·lara un parc eòlic en l’interior de la Marina Alta. En este sentit, recorda que en les muntanyes d’Alacant existixen, a més de poblacions d’àguiles reials i perdiueres, falcons pelegrins, àguiles culebreres i calçades, açores i esparvers. Així mateix, sosté que també estarien amenaçades les espècies migratòries, com l’àguila pescadora, l’abeller europeu, l’arpella de marjal o l’alcotà europeu. Totes estes aus perillarien amb les aspes dels molins d’un parc eòlic, assegura Duchamp.

2001.12.17.Levante. (Los ecologistas advierten del impacto del parque eólico en las colonias de águilas)

2001.12.17.Levante.(Los ecologistas advierten del impacto del parque eólico en las colonias de águilas)

2001.11.01.Panorama. (Un total de diecisiete empresas optan a desarrollar el Plan Eólico)

 

Un total de diecisiete empresas optan a desarrollar el Plan Eólico
05/11/2001

 

Un total de diecisiete empresas promotoras presentaron este lunes sus proyectos para desarrollar el Plan Eólico Valenciano y explotar el viento como recurso energético en las quince zonas aptas para el aprovechamiento de este recurso, según informaron fuentes de la Generalitat.

Las diecisiete firmas promotoras presentadas son Eólica de Levante SL, Guadalaviar, Urgeban, Unión Fenosa, Eurovento Proyectos Civiles y Tecnológicos, Eólica Mare Nostrum, Eólica Navarra SL, Sistema de Energía Eólica, Covaersa Energías SA, Nuevas Energías Valencianas, Aciloe, Molinos del Ebro SA, Energías Renovables del Cabriel SA, UTEC-Thomsen Molinos de Viento de España SA, Xaloc Eólica SA, Proyectos Eólicos Valencianos SA y Energías Renovables Mediterráneo SA.

El conseller de Innovación y Competitividad, Fernando Castelló, destacó “el éxito de acogida que ha tenido entre las empresas esta convocatoria, que permitirá el desarrollo racional de una energía renovable y respetuosa con el medio ambiente”.

Asimismo, el conseller señaló que “el esfuerzo del Gobierno valenciano por impulsar un marco legislativo que promueva el aprovechamiento de un recurso energético propio y no contaminante ha atraído importantes proyectos promovidos tanto por empresas consolidadas como por firmas valencianas”.

Según indicó Castelló, el desarrollo y la puesta en marcha de este proyecto energético generará inversiones por valor de 250.000 millones de pesetas y creará 20.000 puestos de trabajo derivados de la inversión y otros 1.500 ó 2.000 asociados a la explotación de los parques y actividades relacionadas.

Asimismo, fuentes de la Generalitat explicaron que en breve se constituirá la Comisión de Selección de Proyectos que examinará las distintas iniciativas presentadas y que podrá solicitar la ampliación del estudio de impacto ambiental, así como otra documentación o informes.

El Plan Eólico Valenciano prevé la instalación de cerca de 1.700 megavatios de potencia en los próximos años, una cifra que evitará la emisión de 3,2 millones de toneladas de dióxido de carbono al año y propiciará el mismo efecto depurador que el generado por 160 millones de árboles.

Castelló manifestó que con el desarrollo del Plan Eólico, “la Generalitat contribuye a cumplir el compromiso estatal y comunitario de cubrir un doce por ciento de la demanda energética interna con fuentes renovables antes del año 2010”.

 

2001.11.05.Geoscopio.(El Plan Eólico Valenciano da sus primeros pasos)

El Plan Eólico Valenciano da sus primeros pasos
05/11/2001

GEOSCOPIO

Ya ha tenido lugar la primera reunión de Constitución de Selección de Proyectos que se encargará de evaluar las diferentes iniciativas que han presentado las empresas promotoras para desarrollar el Plan Eólico Valenciano.

El Plan Eólico Valenciano prevé la instalación de más de 1.700 megavatios de potencia, cifra que evitará la emisión de 3,2 millones de toneladas de CO2 al año y que propiciará el mismo efecto depurador que el generado por 160 millones de árboles. Según cálculos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), esta potencia equivale al consumo eléctrico anual de cerca de 1.870.000 hogares.

El conseller de Innovación y Competitividad, Fernando Castelló que actuará como Presidente de la Comisión ha indicado que ésta analizará detalladamente cada una de las propuestas presentadas por las distintas empresas promotoras “para conseguir una implantación de parques racional y respetuosa con el medio ambiente pero que, al mismo tiempo, permita el mayor aprovechamiento energético posible”.

Asimismo, ha resaltado que un primer análisis de las iniciativas presentadas señala una reducción de un 30% del número de aerogeneradores que, inicialmente, se había previsto instalar. Se trata de una reducción que no supone una merma o disminución de la potencia originariamente calculada. “Esto implica que con un número menor de molinos de viento obtendremos una mayor cantidad de energía y reduciremos notablemente el impacto visual”.

El conseller también ha apuntado que las primeras licencias para empezar a construir parques eólicos podrían otorgarse en el primer semestre del próximo año 2002. A la convocatoria han concurrido 17 grupos empresariales. Hasta la primera quincena de diciembre no se producirá la adjudicación previa.

A este respecto, no hay que olvidar que una misma empresa puede presentarse en más de una zona de las 15 en las que se ha dividido el mapa eólico valenciano. Estas áreas se han delimitado atendiendo a criterios de respeto de la Naturaleza y de preservación del rico patrimonio medioambiental del que goza la Comunidad Valenciana.

Con el desarrollo del Plan Eólico, la Generalitat Valenciana está contribuyendo a cumplir el compromiso estatal y comunitario de cubrir un 12% de la demanda energética interna con fuentes renovables antes del 2010. El desarrollo y la puesta en marcha de este proyecto energético generará inversiones por valor de 250.000 millones de pesetas. Además, el Plan Eólico creará 20.000 puestos de trabajo derivados de la inversión y otros 1.500/2.000 asociados a la explotación de los parques.

2001.08.03. Cinco Días. (Valencia saca a concurso un gran plan eólico de 200.000 millones)

Valencia saca a concurso un gran plan eólico de 200.000 millones
(Cinco Días – 03/08/2001)

Las grandes compañías se unen a socios locales para optar a los 2.720 aerogeneradores

La Generalitat Valenciana publicó ayer las bases del concurso para la instalación de toda la energía eólica que se autorizará en la región. Grandes grupos energéticos han creado ya empresas con socios locales para competir por 2.720 aerogeneradores repartidos en unos 40 parques eólicos. La inversión rondará los 200.000 millones de pesetas (1.202 millones de euros).

Iberdrola, Hidrocantábrico, Gamesa Energía, Isolux y Unión Fenosa son algunas de las grandes compañías que pelearán por los 15 lotes de energía eólica que la Generalitat Valenciana sacó ayer a concurso. Serán los únicos en la región, según establece el Plan Eólico elaborado en los últimos 18 meses por los departamentos de Industria, Medio Ambiente y Obras Públicas.

Las empresas habían presentado numerosos proyectos a la Generalitat y a los ayuntamientos, que en conjunto sumaban más aerogeneradores que los contemplados en el Plan Eólico -2.720- y más potencia -1.695 megavatios-.

Estas empresas tendrán que rehacer sus proyectos según los exigentes criterios del concurso y presentarlos ante la Generalitat, ya que ni los ayuntamientos ni los propietarios de terrenos tienen nada que decir en este asunto. Será el Gobierno valenciano el que adjudique las 15 zonas -en cada una caben uno o varios parques eólicos- y el que autorice la actividad industrial.

Cuando la Generalitat apruebe un proyecto, el terreno elegido será declarado zona de utilidad pública y, salvo acuerdo previo con los propietarios, será sometido al procedimiento de expropiación existente para las instalaciones eléctricas de interés público.

Socios locales

Uno de los requisitos no escritos en el concurso -no puede estarlo-, pero que las empresas consideran de obligado cumplimiento, es la presencia de socios valencianos en los grupos que se presenten. El Gobierno de Eduardo Zaplana advirtió hace años a las grandes constructoras que beneficiaría en los concursos a aquellas que se asociasen con empresas locales, y así lo ha hecho.

Por ello, la mayoría de los grupos que se han formado cuenta con socios valencianos. Así, Hidrocantábrico, por medio de su filial Sinae, se ha aliado con el Banco de Valencia, Lladró, Finisterre y las constructoras Pavasal, Edifesa y Cyes, entre otros socios locales.

Iberdrola, que presentó su primer proyecto en solitario por medio de su filial Uipicsa, participa en Ecovasa con las azulejeras Pamesa, Italcerámica, Azuvi y Zirconio, y en Energías Renovables Mediterráneas (Enermed), filial de la navarra Energías Eólicas Europeas (EEE), con otros socios valencianos.

Las condiciones del concurso obligarán a Iberdrola a elegir, puesto que no se permite al socio tecnológico -se exige un accionista con experiencia de tres años en el sector eléctrico- tener más de un 25% en dos grupos diferentes, para salvaguardar la competencia.

El director general de Unión Fenosa, Elías Velasco, reveló recientemente en Valencia que esta compañía eléctrica ultima la creación de una filial con socios locales para concursar por alguna de las zonas eólicas.

Por su parte, Aciloe, controlada por Isolux y Zurcal, dio entrada en el accionariado a la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) -un 15%- el pasado mes de julio. Aciloe es la única empresa que tiene ya un parque eólico en funcionamiento, puesto que lo puso en marcha en 1999, antes de las suspensión de expedientes. Está situado en Buñol (Valencia) -zona 9- y tiene sólo cuatro aerogeneradores y 21 megavatios de potencia.

Otras empresas interesadas son Gamesa Energía, participada por el empresario valenciano Emilio Serratosa, y la aragonesa Samca, que presentó un ambicioso proyecto en el Maestrazgo castellonense (zonas 1, 2 y 3).

2001.02.17.Mariano Estrada. (Energía: Necesidad y poder)

ENERGÍA: NECESIDAD Y PODER

(Mariano Estrada)

He llegado a una edad -que sin duda es un estado del pensamiento-, en
que bien podría decir que lo comprendo todo. Comprendo, por ejemplo, que
la energía es ante todo una necesidad. Pero es también una fuerza y un
poder. Y la necesidad y el poder, ya desde los días del paraíso, tienen
aplicaciones inevitablemente conjuntas. Lo que pasa es que el poder,
cuya soberbia es un zapato gigante, se yergue como un dios sobre la
necesidad y, enarbolando la fuerza, campa totalmente a su antojo. Y a
su antojo decide lo que es vicio y lo que es virtud, lo que es malo y lo
que es bueno, lo que es necesario y lo que es inconveniente. Así, un
día decide que es necesaria la luz de las farolas en las calles
solitarias y altamente nocturnas, porque también la soledad y el vacío
son acreedores de la iluminación, cosa más o menos inocua, salvo en el
coste. Pero otro día decide que es necesario mantener el “status” actual
sobre el petróleo para que los jeques, a través del hambre, sigan
dominando a sus súbditos. Para que las guerras estén completamente
justificadas, e incluso bendecidas si las libran los Estados Unidos.
Para que los agricultores del mundo no tengan más remedio que echarse en
las garras de la globalización…

En fin, que la energía es necesaria y yo he llegado a una edad -tal vez
a un rellano del espíritu-, en que, como Dios, comprendo todas las
cosas. Y de cada cosa su intríngulis y su punto de necesidad. Comprendo,
por ejemplo, la necesidad de las centrales nucleares y los estragos de
Chernobil, los cuales tienen un orden teratológico. ¿Cómo no lo voy a
comprender, si es evidente? Aún lo están sufriendo los niños. Comprendo
la necesidad de las plataformas petrolíferas y las catástrofes que los
derrames de los cargueros producen en el mar y en las tortugas, que,
mira tú por donde, no han variado ni un ápice la proverbial movilidad
que les dio en su nacimiento la naturaleza. ¡Sólo los hombres tenemos
tanta prisa! ¿Lo comprenden? Claro, yo comprendo la prisa y la
necesidad: la necesidad de las centrales térmicas, de gas, de
combustibles fósiles… Todas con sus correspondientes retambufas de
contaminación por donde sueltan un lastre gaseoso que, si somos
pertinaces y pacientes, nos llenará los pulmones de un imperceptible
veneno. Y, ¡cómo no!, comprendo la necesidad de las centrales eólicas
que, montaña a montaña -aunque sea de Parque Natural-, están lanzando a
las aves a un estrellato de quítame allá ese Hollywood, con sesudos
animadores en los gobiernos, en los estados, en las multinacionales, e
incluso en las cumbres más altas del ecologismo de respetada trayectoria
y merecido reconocimiento en el mundo: Greenpeace, Worldwatch,
Ecologistas en Acción…

Lo que más me ha costado comprender, aunque creo que al fin lo he
comprendido, es que, siendo la energía un bien de primera necesidad,
merecedor de cuidados y de respetos (por ser, es incluso una
bendición), su desarrollo y su uso provoquen tan cuantiosos y
desorbitados desastres en el planeta ¿Qué es lo que ocurre? Pues ocurre
lo de siempre: que las empresas encargadas de la implantación y
mantenimiento de las industrias productoras de energía, tienen los ojos
en el bolsillo, cuando debieran tenerlos en la cara, llanamente, a la
altura de la honradez y de los ciudadanos, junto al normal sentido
común. Para que un accidente sea de verdad un accidente, no un cúmulo de
especulaciones y de codicias. Y quien dice las empresas dice también la
Administración, que acostumbra a ser anuente o consentidora, ya que no
cómplice. Voy a dar un ejemplo: si de verdad quisiéramos proteger a las
aves, no instalaríamos una central eólica de ciento y pico
aerogeneradores en los aledaños de un corredor migratorio. ¿A que no?
Pero comprendo perfectamente que no se quiera proteger a las aves, pues
defecan por doquier y ponen todo el campo perdido. De hecho, no respetan
ni los finos manteles de la merienda.

En resumen, que hoy me he levantado de la cama con la dulce sensación de
comprenderlo todo. Y es verdad, no crean, lo comprendo todo: el bien y
el mal, el amor y el desamor, lo diáfano y lo incomprensible. Incluso la
energía de este sol matutino que, oscureciendo de pronto las bombillas,
relega la electricidad a unos estrictos y ruidosos electrodomésticos,
pero le deja el resquicio del ordenador, al que se asoma,
luminosamente, desde el bono-complemento de una tarifa plana

Sobre las crestas del mar, paradójicamente enmudecido, levantan su
vuelo las gaviotas. Es la hora del sol y del trabajo. Comienza en los
relojes la otra cara del día, más penosa, más prosaica, que yo
comprendo también porque me debo al pan. ¿Al pan? ¡Qué leche! Me debo a
la garganta del consumo: ese pozo sin fondo del que sé que no saldré
hasta que el dinero nos separe.

Escolio: ¿dónde tiene el límite la necesidad? En el poder. Y al poder,
¿quién le impone el límite? La naturaleza, que, a su vez, ya ha colmado
el suyo con creces. Por lo tanto, que el poder no nos confunda ni nos
arrolle: parte de la energía considerada como “necesaria” no es otra
cosa que un préstamo alevoso que debe ser devuelto con intereses al
banco del que se tomó, porque, además, el despilfarro es obsceno,
francamente, y pone en evidencia que alguna de esa energía “necesaria”
es en realidad prescindible. La razón lo corrobora con argumentos. La
ciencia lo confirma con números.

Y no es lícito argüir, como hacen determinados promotores de energías
renovables y teóricamente alternativas, que para reducir los residuos
radiactivos y el dióxido de carbono (CO2) -lo que implicaría reducir sus
emisores, y no hay tal-, es necesario sacrificar determinados espacios
naturales que, por su valor ecológico-paisajístico, merecen en sí mismos
una especial protección. Se refieren, claro está, a la polémica
ubicación de las centrales eólicas.¿Acaso nos proponen cambiar de sitio
la herida? ¿Tal vez multiplicarla?. Pues no, señor. A lo mejor hay que
estrujarse las neuronas para buscar el dinamismo del viento en lugares
ya degradados. O neutros, o de degradación racionalmente asumible.
Pueden ser montañas, naturalmente, e incluso cordilleras: hay muchas no
demasiado favorecidas, aunque ciertamente airosas, que acaso esperan la
chispa de los divinos parques eólicos para zafarse, al fin, de su
ancestral olvido.

Mariano Estrada, 17-02-2001

Urb. Montiboli, 134.- 03570.- Villajoyosa (Alicante)
DNI: 11.757.111-V
E-mail: mestrada@ctv.es

2001.01.09.El Mundo. (La oposición y la energía eólica)

La oposición y la energía eólica

 

 Sr Director: Estas líneas van dirigidas a la oposición, pero no sólo al PSOE o al resto de los partidos políticos que luchan por cuotas de poder con nuestro voto, sino a todas aquellas personas o entidades que normalmente ejercen una función de oposición. Es raro el asunto promovido por el Gobierno al que ellos no se opongan. Y así lo manifiestan en todos los lugares que pueden. De este modo, se oponen, por ejemplo, a la Ley de Extranjería, o al Plan Hidrológico Nacional. Pero hay un tema concreto, el de la energía eólica, que se escapa de esa regla. Y no se entiende, porque es un asunto importante que afecta a todo el territorio nacional. Está causando estragos en determinados entornos, incluso de los llamados protegidos. Hay personas que están siendo silenciadas de modo inadmisible, pues de hecho es un ataque a la libertad de expresión. Hay numerosas alegaciones a los planes eólicos regionales. Hay informes y denuncias que se obvian o se traspapelan. Hay promesas incumplidas por parte de cargos políticos de relevancia. Hay obstrucciones por parte de la Administración a la información de carácter obligatorio. Hay incluso denuncias ante la Comunidad Europea. Es más, hay encargos de la propia CE para estudiar e informar del desarrollo de determinado plan eólico regional. «¿Y teniendo yo más vida, tengo menos libertad?». No me diga usted que no parece una reflexión calderoniana, concretada así: ¿Y teniendo este bagage, no tenemos oposición? Eso es precisamente lo que pedimos. Oposición. Para que haya información. Para que haya debate. Para que no haya corrupciones y tropelías. Para salvar los parajes de nuestro territorio cuyo valor podíamos catalogar de no discutible. Pedimos compromiso. Pedimos acercamiento a la energía eólica hasta un punto de buen conocimiento, hasta que ella misma diga: «¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?». Sólo así podremos hacer un beneficio a nuestra tierra, que son nuestras raíces, que es, sin duda, una parte importante de nosotros mismos..-Mariano Estrada. Sobre el artículo de Arthur Clarke

2001.01.08.Mariano Estrada. (Del lobo a los molinos eólicos)

DEL LOBO A LOS MOLINOS EÓLICOS

(Mariano Estrada)

La primera noticia directa que yo tuve del lobo fue una tarde de nubes y olor reciente de lluvia. Según calculo ahora, basándome en acontecimientos familiares de muy difícil olvido, habrían pasado siete años desde el día de mi nacimiento. Por un asunto de tratos en ganadería, de los que a mí me llegaba únicamente el enternecedor balido de los corderos, mi padre había ido a un pueblo de lo que para mí era entonces la ultramontana Cabrera, más allá de Velilla, donde había un lago azul, un pico muy alto, llamado Vizcodillo -que en agosto conservaba intacta la nieve-, y un lejano tufillo de supersticiones y fantasmagorías, no muy bien definidas, entre las que estaban las historias espeluznantes del lobo y los mágicos ululares de ciertas almas en pena, a cuya sombra se cobijaban los forajidos y malechores.

Podía haber ido a lomos de una yegua rojiza, que yo montaba a pelo entre galopes de temeridad y rozaduras, pero no había sido posible, pues la yegua estaba preñada y en la casa iba a haber un parto inminente; un parto que, si realmente ocurría, atendería con solvencia mi abuelo… Y ocurrió, fue un potrillo salvaje y pelirrojo por el que, casi un año después, arrancado de mis brazos por el tratante que lo había formalmente adquirido, yo sentí emociones elocuentes que terminaron en lágrimas.

De regreso, atravesando las cumbres de la Sierra de la Cabrera, desde las cuales se abarcan las amplias lejanías de la provincia, pero también las cercanas laderas de Aguablanca, el Ferradal, Tijeo…, la tarde mandaba su inminencia hacia una noche cerrada. En ella estaban los miedos y las sombras, las meigas y los lobos.

Mi madre, hecha de cariños y prudencias, me obligó a ir a la cama, una cama de roble y de carcomas donde yo acosté mis tímpanos despiertos… La habitación era un lóbrego vacío de ferocidades, algo así como las fauces negras de un lobo. Yo tocaba el suelo con la mano para crear la realidad y los objetos, porque mi madre se había llevado el candil y, en la tiniebla,  el espacio era un tinglado de burbujas desvanecientes atravesadas por lluvias abundantes y amenazadoras: las aguas de mis ojos que plasmaban en el techo unos zarpazos de muerte…

Pero la muerte no vino. Yo crucé la mañana del domingo en un letargo cansado y, al despertar, ya en las proximidades de la comida, una risa grande y unos ojos alegres y despiertos se estrellaron contra el rostro de mi padre que me miraba sonriente

  • ¿No te levantas hoy, Jeremías? -me preguntó.
  • ¿Por qué tardaste tanto?-le pregunté yo a mi vez, con acento de recrimiración más bien perdonable
  • Es que me salieron los lobos -dijo él, tan tranquilo.
  • ¿Sí? ¿Y qué hiciste? -repliqué yo entre admirado y temeroso
  • Muy fácil, me subí a un roble y esperé a que se hiciera de día
  • ¿Y los lobos, no intentaron cogerte?
  • Pues claro, pero yo no los dejé… ¿qué te habías creído?
  • ¿Y por qué no llevaste la escopeta?
  • ¿Para qué, si me bastó con la cacha…?

Le fue suficiente con la cacha… Y la cacha era de roble, por supuesto. Y el roble era magnífico y robusto, como mi padre. Y yo, que siempre he amado a mi padre, amé también al roble. Hoy amo al roble y a mi padre, que ya ha muerto. Pero también a los lobos, que afortunadamente perviven en los montes de roble de Velilla ¿Qué sería de ellos si mi padre, aquella noche oscura y tenebrosa, hubiera matado a sus desconsiderados antecesores?

Posdata eólica : debo añadir que tanto el lobo como el roble, símbolos de una rica fauna y de una flora exuberante y milagrosamente virgen, están amenazados de destrucción y de muerte. Salimos del olvido institucional, lugar que corresponde naturalmente a los pobres, para entrar en la desolación de los cementerios de alta montaña. Allí van a enterrar nuestro futuro empresas como Gamesa (Bbv-Iberdrola), mediante la colocación de innumerables estafermos eólicos, con sus aspas de menudillos de ave aproximada, con sus ruidos de sutil socavación de la paciencia, con los destrozos culpables de sus electificados corredores de velocidad, con sus líneas de última moda y de muy alta tensión… Y con el nulo respeto que las multinacionales y las administraciones están demostrando tener por la tradición, por el paisaje, por la gente, por la vida.

(1).- Velilla: montes situados en el norte de La Carballeda, Zamora, “comarca cuyo hecho diferencial es un extenso roble y un largo aullido de lobo”. Sus cotas más altas se sitúan en la Sierra de La Cabrera, separándola de la comarca de este mismo nombre. Sus valles, que acompañan a un agua cristalina hacia el río Fontirín (que desemboca en el Negro que desemboca en el Tera que desemboca en el Duero), están milagrosamente habitados por unos robles hermosos, cuya robustez centenaria brota a veces de la negra antigüedad de las pedrizas… Al Noroeste la deslinda Sanabria, comarca de Lago legendario y de consecuente Parque Natural.

Mariano Estrada, 20-11-2000

Urb. Montiboli, 134.- 03570.- Villajoyosa (Alicante)
DNI: 11.757.111-V
E-mail: mestrada@ctv.es

%d bloggers like this: