2000.03.21.Ruralia. (El rompecabezas eólico)

El rompecabezas  eólico

RURALIA (1)

“LOS AYUNTAMIENTOS DE CINCTORRES Y PORTELL HAN FIRMADO

UN ACUERDO CON LA EMPRESA NAVARRA ENERGIAS EOLICAS EUROPEAS,

EN LA QUE CEDEN LOS TERRENOS MUNICIPALES PARA SU

APROVECHAMIENTO EOLICO. DE ESTA FORMA ESTOS CONSISTORIOS

SE SUMAN OTROS DE LA COMARCA DE ELS PORTS, COMO OLOCAU

Y LA TODOLELLA QUE YA TIENEN SUSCRITOS ACUERDOS CON LA

CITADA EMPRESA”.

 

LEVANTE-EMV — 26/4/2000.

ESTA NOTICIA EN LAS PAGINAS COMARcales

de un diario valenciano es

sólo una más entre otras muchas.

Informaciones como ésta aunque

con otros protagonistas marcan la

actualidad en el medio rural valenciano,

pero también en Castilla-La Mancha, Catalunya,

Navarra, País Vasco, etc. En la provincia de Alicante,

diferentes empresas han presentado hasta 50 proyectos

de parques eólicos, a los que algunas plataformas

ciudadanas prefieren llamar Centrales Eólicas, porque

consideran que con la palabra “parque” se enmascara

el carácter industrial de la actividad y se está dando

una versión muy benévola del impacto que estas instalaciones

tienen sobre el territorio. El caso es que asistimos

a un boom de la energía eólica –que puede ser

más teórico que real– que se caracteriza porque media

docena de empresas, aproximadamente, están presentado

masivamente en los municipios rurales valencianos

–tanto ante Ayuntamientos como ante propietarios

privados– la posibilidad de firmar contratos de cesión

del suelo para la instalación de plantas eólicas. Por

el impacto ambiental que estas instalaciones pueden

tener sobre el ecosistema de las montañas del interior

valenciano y por el beneficio económico que pueden

suponer para los Ayuntamientos donde se instalarían,

se ha creado un auténtico revuelo en el medio rural de

muy distinto signo. Para hacernos una idea de la alarma

de unos y las expectativas de otros basta hacerse cargo

de que sólo en la Comunidad Valenciana se estiman

400 proyectos presentados. La estrategia comercial de

las empresas está siendo tan fuerte que algunas de

ellas están ofreciendo a los propietarios privados dinero

por la firma de esos pre-contratos de alquiler,

arriesgándose a que en esa ubicación no se permita finalmente

instalar un parque. Una primera respuesta

pro-cautela a esta potente estrategia comercial fue la

que protagonizó en noviembre pasado la Diputación

de Valencia, quien informó a los Ayuntamientos de los

riesgos que podrían encerrar los contratos “supuestamente

ventajosos” que proponen las empresas.

La ley 54/97 del Sector Eléctrico regula la instalación

de cualquier central de generación de energía, no obstante,

en relación a los generadores eólicos las Comunidades

Autónomas pueden desarrollar una legislación

específica para su implantación. En relación al futuro de

los parques eólicos en la Comunidad Valenciana, la situación

actual es que tres Consellerias (Obras Públicas,

Medio Ambiente e Industria) trabajan en la elaboración

del Plan Eólico Valenciano que ha de ser aprobado

antes de final del 2000, aunque las empresas presionan

a la Generalitat para que lo apruebe cuantos antes

y distintos miembros de la Admnistración ya han

comentado públicamente que estará redactado antes

del verano. Hasta la publicación del Plan una moratoria

impide que prosperen las solicitudes de instalación de

parques eólicos. Según lo establecido en la disposición

novena de la Ley de Medidas (DOGV,nº 3.657) este

Plan tendrá carácter de Plan de Acción Territorial Sec-

(1) Este artículo ha sido redactado por Berta Chulvi y Marcelino Herrero

con la documentación de Carles Mançanet y Cesáreo Casino y

las aportaciones de los demás colaboradores de este número.

 

torial. Su definición, funciones, contenido necesario, así

como el procedimiento para la aprobación de un Plan

Territorial Sectorial vienen recogidas en la Ley de Ordenación

del Territorio de la Comunidad Valenciana

6/1989 de 7 de julio (DOGV,nº 1.106). Se trata de un

plan de carácter supramunicipal que han de acatar las

corporaciones municipales (el artículo 62 de la ley establece

que los PGOU municipales deberán tener en

cuenta sus determinaciones estableciendo la debida coherencia

en las previsiones relativas a su desarrollo). A

su vez, el Plan Eólico Valenciano deberá estar de acuerdo

con las orientaciones y directrices de Plan de Ordenación

Territorial de la Comunidad Valenciana. Gran

número de los proyectos de parques eólicos se sitúan

en suelo no urbanizable (las crestas de las montañas),

por lo tanto, el procedimiento para la obtención del

correspondiente permiso urbanístico viene fijado por la

Ley de Suelo No Urbanizable de la Comunidad Valenciana.

Esta ley exige la obtención de una Declaración de

Impacto Ambiental positiva para cualquier tipo de instalaciones

sobre suelo no urbanizable, y lo que va a suponer

el Plan Eólico Valenciano es determinar aquellas

áreas y zonas donde se considera posible realizar esta

actividad, así como los criterios generales de instalación.

La Generalitat ha anunciado que este plan será

consensuado con todos los sectores implicados en el

tema enérgetico pero no ha sabido explicarnos como

se desarrollará ese procedimiento de consenso, ni quiénes

van a participar en él. Declaraciones oficiales aparecidas

en prensa (Levante-EMV, 10/11/99) en el mes de

noviembre pasado parecían indicar que en breve se iba

a aprobar el Plan Eólico Valenciano. Fue entonces cuando

se apuntó que el proyecto establecía 434 puntos en

la Comunidad Valenciana, 152 en Alicante, 144 en Castellón

y 138 en Valencia. Posteriormente, en diciembre

se aprobó la moratoria y se dio un año de plazo para la

presentación del Plan.

Lo cierto es que la polémica está servida y el debate es

de importante calado. Las empresas de energía eólica

lo ponen todo muy fácil. Les ampara el argumento

ecológico de reducir las emisiones de CO2 y otros gases

a la atmósfera. Sin embargo tanto en la Comunidad

Valenciana como en Castilla-La Mancha y Catalunya

han surgido Plataformas ciudadanas como reacción

a los diferentes proyectos de parque eólico que están

bien informadas y plantean interrogantes con mucho

sentido. Respecto a los ayuntamientos del medio rural

valenciano la postura tampoco es unánime. Por un lado

están los municipios cuyos ayuntamientos se muestran

totalmente a favor de la instalación de los parques.

Se trata de municipios rurales que han padecido

la despoblación más brutal en los últimos treinta años

y que hoy ven en los parques eólicos una fuente de ingresos

que puede permitirles relanzar el pueblo. Para

algunos de los ayuntamientos que ya han firmado preconvenios

con empresas de energía eólica, los ingresos

por alquiler de terrenos municipales podrían duplicar

el presupuesto municipal e incluso superarlo. Este es el

caso que nos exponía, Angel Valero, alcalde de Calles

(La Serranía). Amparo Rodríguez, alcadesa de Alpuente

se expresaba también con mucha claridad: “Cuando

has de pensar de dónde sacas el dinero para poner papeleras,

una oferta de 60 millones de pesetas supone

un gran cambio para el ayuntamiento que puede crear

diez o doce puestos de trabajo fijos. Además, en un

comarca como la nuestra, tan maltratada por la industria

minera, los parques eólicos son una fuente de ingresos

mucho más relevante y más limpia”. Otros municipios,

casi siempre más ricos y poblados (Onil, Ibi,

Castalla y Alcoi) se han negado, por presión vecinal o

por iniciativa propia, a la instalación de parques eólicos

y han aprobado resoluciones en sus plenos que niegan

esa posibilidad. En la edición electrónica de RURALIA

se incluye íntegra la resolución del Ayuntamiento de

IBI, de mayo de 1999, junto a otros materiales de un

completo dossier facilitado por la Colla Ecologista “La

Carrasca” de Alcoi. Todo parece indicar que las posturas

municipales – tanto las favorables como las de rechazo-

hoy por hoy están a expensas de lo que aprue-

be el Plan Eólico Valenciano. La Generalitat Valenciana

ya ha comunicado que las zonas más adecuadas para la

instalación de parques eólicos se encuentran en las comarcas

del Valle de Ayora, L’Alcoià, La Serrania, Els

Ports y Requena-Utiel aunque todo está por decidir.

Además de las Plataformas ciudadanas y de distintos

movimientos de protección de la naturaleza, en el sector

del Turismo Rural se han levantado voces en contra,

tal y como recoge en esta carpeta Isabel Sancho.

En el movimiento ecologista encontramos voces diversas.

Todos los grupos están a favor de la energía eólica

pero en muchos casos se cuestiona el impacto ambiental

de las ubicaciones propuestas. Algunos grupos como

“Ecologistas en Acción” consideran que hay que

sacrificar algunos emplazamientos para reducir las emisiones

de CO2 a la atmósfera y señalan que la energía

eólica está siendo víctima de una campaña de descrédito

provocada fundamentalmente por neglicencias e

inoperancias de empresas promotoras de parques y de

la administración. En este sentido se incluyen los artículos

de Carles Arribas y José Larios en la edición

electrónica de RURALIA. Luego están los que piensan

que éste es un sacrificio inútil, bien porque las administraciones

públicas no tienen una política real de sustitución

de las energías contaminantes, bien porque

piensan que la energía eólica se ha convertido en un

negocio y se van a instalar parques en zonas con potencias

de viento insuficientes, bien porque se niegan a

sacrificar esos parajes naturales mientras no se demuestre

que con la energía solar no se pueden obtener

soluciones igualmente eficaces y menos impactantes

para el ecosistema. En la carpeta hemos transcrito

una conferencia que Carlos Aguilera (ADENA-WWF)

pronunció en este sentido en Almansa el pasado mes

de noviembre.

El debate es complejo y la desinformación que padecemos

los ciudadanos de a pie es importante. Pongamos

sólo dos ejemplos. El primero en relación al almacenaje

de energía eléctrica a gran escala. Interlocutores

cualificados incluyen en sus explicaciones a favor de la

instalación de plantas eólicas que la demanda energética

aumenta y que la energía no se puede almacenar. Sin

embargo, un nuevo sistema de almacenamiento a gran

escala (Regnesys System) que permitiría reducir las instalaciones

necesarias para atender la demanda, aparece

en el número de enero de la revista RenewableEnergy

Word. Desde luego, se trata de un sistema a prueba en

Gran Bretaña, pero lo que está claro es que si la energía

eléctrica va a poder ser almacenada a corto o medio

plazo los términos del debate cambian. Otro ejemplo

de desinformación: los efectos que los parques eólicos

pueden tener sobre la avifauna de la zona. Los

partidarios de las instalaciones consideran bajísima la

mortalidad de las aves por colisión con las aspas de las

turbinas y se manejan cifras de una muerte anual por

turbina. Con esta versión se despeja aparentemente un

problema y sin embargo, cuando se acude a los expertos

en aves (Grupo de estudio de las rapaces. Sociedad

Valenciana de Ornitología) exponen con claridad argumentos

que demuestran que la mayor mortalidad de

las aves no se produce en las aspas de los molinos de

viento sino en las redes de tendido eléctrico. ¿Quién

controla las aves que mueren al colisionar con la red

eléctrica cuando se trata de kilómetros y kilómetros

de líneas que atraviesan el territorio?. Los técnicos y

estudiosos de las masas forestales alertan igualmente

que la construcción de nuevas infraestructuras eléctricas

en territorios hasta ahora no afectados por las

mismas incrementa el peligro de incendios y su impacto

es importante por la necesidad de abrir cortafuegos,

y de mantenerlos. Una consulta realizada a la

Consellería de Medio Ambiente nos permite comprobar

que los incendios causados por líneas eléctricas suponen

un porcentaje muy bajo del total pero el caso es

que están ahí. En los últimos nueve años en la Comunidad

Valenciana se han declarado 6.051 incendios, de

los cuales, 51 han sido causados por líneas eléctricas.

¿Es una cifra alarmante?, pues depende. Seguramente

para los habitantes del municipio afectado por un incendio

forestal, la cifra de ese único incendio, aunque

sea igual a 1, es ya una cifra alarmante. Las empresas

de energía eólica señalan que las líneas de evacuación

de la energía son subterráneas y es cierto, pero sólo

dentro del parque eólico. Se trata en definitiva de una

cuestión económica. El cable subterráneo necesita más

protección que el anterior, lo cual encarece su precio,

pero hay que tener en cuenta que no necesita mantenimiento

al contrario que las líneas aéreas. Por ejemplo,

para una instalación de una potencia de 132Kw, el

precio es de 15-20 millones de pesetas por kilómetro

cuadrado para una instalación aérea, y se calcula superior

a los 30 millones para una instalación subterránea.

Los precios siempre dependerán del tipo de terreno, si

el terreno es abrupto y rocoso los precios podrán aumentar

entre un 15-20%, del mismo modo, en terreno

sencillo los precios disminuirían en ese mismo orden.

¿Es o no asumible ese coste?. Pues depende del valor

que le demos a los daños ambientales que provocan las

líneas áreas de evacuación de energía. Bomberos profesionales

consideran que el principal problema de estas

líneas aéreas no es el número de incendios que

provocan si no el número de los que dificultan apagar.

Los hidroaviones de la lucha contraincendios tienen en

estas líneas un obstáculo infranqueable que pone en

peligro sus vidas. ¿Qué van a suponer en la lucha contra

incendios las nuevas líneas de evacuación que atravesarán

las montañas valencianas?. Sinceramente no lo

sabemos.

Además de los problemas medioambientales hay otros

que atañen a la cooperación entre municipios y que

demandan un modelo supramunicipal reflexionado e

innovador. Los términos municipales no son reinos de

taifas, están unos junto a otros. ¿Qué pasa si un municipio

acepta la instalación de un parque eólico?. Recibe

dinero por ello, y sin embargo el impacto visual, la

transformación del paisaje se produce principalmente

para los habitantes del pueblo vecino?. No son ni uno

ni dos los alcaldes que al ser preguntados sobre si las

instalaciones se ven desde sus municipios han señalado

que no, que se ven, sobre todo, desde el municipio vecino.

Marina Villanueva, concejala de Medio Ambiente

de Torrebaja (Rincón de Ademuz), se expresaba a título

personal con total claridad sobre este punto: “El

Rincón de Ademuz es una isla, miremos donde miremos

nos tocamos unos a otros, los municipios no son

totalmente independientes y todavía tenemos que colaborar

más si queremos crecer. Hemos de establecer

colectivamente cual va a ser nuestro modelo de desarrollo,

cuáles son las líneas sobre las que nos apoyamos,

y en principio, éstas son nuestro medio natural,

desarrollo turístico, forestal, desarrollo agrícola y patrimonio

cultural, y un soporte empresarial de industrias

no contaminantes”.

La Generalitat Valenciana tiene en sus manos ofrecer

una respuesta a este rompecabezas éolico con la aprobación

del Plan Eólico Valenciano pero éste puede convertirse

a su vez en un arma de doble filo por su extraordinaria

trascendencia ecológica y económica y los

importantes intereses que se mueven en torno a esta

industria. El Director General de Industria y Energía,

José Monzonís ha respondido las cuestiones planteadas

por RURALIA en una entrevista incluida en esta carpeta,

pero hay algunas cuestiones que no ha considerado

conveniente contestar y que hacen referencia a algo

que está en la mente de muchos: ¿Qué mediciones de

recurso eólico se han realizado o se están realizando

para la elaboración del Plan Eólico Valenciano?. ¿Se está

midiendo el recurso eólico en las zonas solicitadas

por las empresas o se están teniendo en cuenta también

ubicaciones no solicitadas por las empresas pero

que pueden disponer de potencial eólico? ¿Se conoce

cuál es el potencial eólico en el litoral valenciano?. ¿Se

considera factible instalar algún parque eólico en el litoral

o próximo a los centros urbanos que más consumen?.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.