2011.04.14.Laguna mensual. (Las verdaderas causas del boicot a las renovables)

Las verdaderas causas del boicot a las renovables

La Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción muestra su disconformidad con las afirmaciones vertidas en los últimos días a la prensa, en las que se culpabiliza a la normativa de protección territorial y ambiental del retraso en el desarrollo de las energías renovables en los últimos años en Canarias. En opinión de la Federación ecologista, las barreras al desarrollo de las energías renovables corresponden a cuestiones de distinta naturaleza. Entre ellas destaca la falta de voluntad política para continuar con el desarrollo paulatino de la energía eólica, que fue parada institucionalmente a principios del siglo XXI. Toda una década perdida en la que por supuestas razones técnicas y burocráticas se paró cualquier desarrollo de la energía eólica y ha puesto a nuestra comunidad autónoma casi a la cola de todo el estado en aprovechamiento de este recurso para producir electricidad. Sólo algunas instalaciones en autoconsumo pudieron sortear este paro administrativo que, finalmente, también afectó a este tipo de instalaciones cuando se les exigió también entrar en concurso. Otra de las cuestiones graves, quizás la fundamental, que ha paralizado el desarrollo de la energía eólica en Canarias han sido los presuntos casos de corrupción como el caso Eolo, que saltó a la palestra en 2005.

En opinión de esta Federación los concursos eólicos siempre han despertado gran interés en el empresariado canario, ayuntamientos, cabildos y otras instituciones públicas, ya que en la mayoría de los casos, la rentabilidad está asegurada, dadas las buenas condiciones del recurso eólico en ciertas zonas de Canarias. El problema principal que se ha suscitado no ha sido territorial sino una apuesta política que ha puesto en manos privadas y de las compañías eléctricas un sistema de producción energética basado en un bien público que puede y debe ser aprovechado en beneficio de toda la sociedad y no sólo de unos pocos.

Concretamente, en lo referente al binomio energía-territorio, en el que supuestamente entran en conflicto las renovables al enfrentarse con la normativa ambiental, Ben Magec afirma que ésta hasta ahora no ha supuesto una barrera significativa para la implantación de las energías renovables, y cita como ejemplo el parque eólico de Cañada del Río en Fuerteventura, que se encuentra dentro del Parque Natural de Jandía, u otros como el de Punta de Teno, dentro del Parque Rural del mismo nombre. Otros parques eólicos se han situado en suelo rústico de protección agrícola, paísajística o en dominio público hidráulico de protección de barrancos como el caso de Punta Gaviota y Barranco de Tirajana en Gran Canaria, o Los Valles en Lanzarote. Asimismo Reservas de la Biosfera como El Hierro, Lanzarote o La Palma albergan parques eólicos en su interior sin que ello haya sido un problema insalvable. Otra cosa diferente es el boicot burocrático relacionado con la falta de voluntad política en el pasado por liberalizar los proyectos de autoncumo, que habrían potenciado el desarrollo paulatino de la energía eólica en los últimos años asociada a las instalaciones donde realmente se consume la energía como polígonos industriales o complejos de desalación de agua de mar. En ninguno de estos casos habría habido problemas de índole territorial.

Respecto a la planificación de la distribución territorial de los captadores de energías eólica, los ecologistas afirman que la ordenación del territorio no ha tomado en consideración las áreas de potencial eólico en un territorio tan constreñido como las Islas Canarias. En opinión de Ben Magec, existen muchísimas zonas que podrían ser aprovechadas por los captadores eólicos sin contravenir la normativa ambiental, pero que están siendo inutilizadas por la falta de previsión de las administraciones. Por ejemplo, citan las zonas aeroportuarias, donde las servidumbres de las nuevas pistas planificadas en Gran Canaria y Tenerife van a cercenar los espacios de mayor potencial para la implantación de la energía eólica.

En esto, afirman los ecologistas “ha influido el pasado boom urbanístico que ha ido ocupando espacios de alto valor eólico como por ejemplo del Este, Sureste y Noroeste de Gran Canaria. Tampoco han sido contemplados los polígonos industriales, que perfectamente podrían integrar estas infraestructuras en su interior, y sin embargo se han construido edificios que frenan el viento afectando gravemente a los parques que ahora se podrían desarrollar a sotavento de estas construcciones”.

En el caso de la energía solar fotovoltaica tampoco tienen razón de ser los titulares ya que existe sobrada superficie urbanizada en Canarias con cubiertas que puede albergar este tipo de energía, sin tener que ocupar ni un solo metro cuadrado de suelo rústico.

Ben Magec-Ecologistas en Acción afirma que en Canarias, estamos dejando que el viento se privatice, como podemos ver por los resultados de los concursos eólicos, lo cual va a suponer que los beneficios económicos que pueda producir esta tecnología no van a ser percibidos por la comunidad.

En determinadas áreas de Canarias producir con energía eólica ya es más barato que producir electricidad con un ciclo combinado. Son proyectos sin riesgo y de rápida amortización (con lo que no hay problemas para conseguir financiación). Por tanto nos podemos encontrar en el futuro con un archipiélago en ruinas con los servicios públicos en proceso de desmantelamiento mientras entidades privadas (eléctricas, constructoras, grupos de inversión) capitalizan los beneficios que genera el viento con concesiones de muchos años.

No pedimos que se prohíba a las empresas privadas entrar en el negocio eólico, pero afirmamos que las reglas de juego están mal de partida para promover la participación pública y que los beneficios económicas de la energía eólica repercutan directamente en la sociedad.

Por este motivo, tanto por la ausencia de procesos de información y participación pública, como por la no percepción de los beneficios derivados del aprovechamiento energético de un bien público, cuando se empiecen a montar los parques eólicos recientemente adjudicados comenzarán a saltar las alarmas. Según Ben Magec, “la ciudadanía, ajena a todo este proceso, va a ver como cerca de su casa o en la cima de la montaña más querida se va a plantear un parque eólico sin su participación, ni la de su ayuntamiento y sin recibir ningún beneficio a cambio. Probablemente ahí sí comience a surgir rechazo social hacia la energía eólica”.

http://lagunamensual.es/index.php?M=Noticia&id=12321

Anuncis

About CEEC

Coordinadora d'Estudis Eòlics del Comtat. http://www.zona14.org

Posted on 14 Abril 2011, in Recull de premsa. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: