2011.06.19. La Murada. (La sombra del viento)

La sombra del viento

19 junio, 2011 13:21

 

Tal parece que en los sufridos montes
del Maestrazgo comienzan a brotar de manera imparable, cual explosión otoñal de
setas, una nueva especie: Los molinos de viento. Tras el abandono masivo de las
zonas rurales, la nueva gestión agroforestal se centra en reforestar los montes
y cultivar los campos con parques eólicos y huertos solares, mucho más
rentables que la selvicultura y la agricultura tradicionales. Descomunales
gigantes se alzan en las cansadas lomas y cabezos de nuestras sierras, la
mayoría peladas de tanto batirse con los vientos que ahora se las tendrán que
ver con las enormes palas batientes que mueven las gigantescas turbinas
generadoras de la mágica energía eléctrica que mueve nuestro mundo.

 

La “Comunitat Valenciana”, tan
preocupada ella, por boca de sus actuales mandatarios, en ser la vanguardia en
el desarrollo de la últimas tecnologías y presumiendo de ser excelentes
gestores en eficacia y eficiencia ¿-? de lo que sea y la envida del mundo
mundial, ha colocado su mayor “Parque Eólico” en tierras del Maestrazgo
castellonense en los límites de nuestro Maestrazgo turolense, con el
consiguiente destrozo de los altos collados que existen sobre Bordón, en
una línea que va desde Olocau del Rey a la Todolella.
Geográficamente, y de momento, al Este nos flanquean los parques eólicos de Forcall,
Villafranca, Castellfort, etc. y por el Oeste, en la parte de
Teruel, también podemos ver el horizonte erizado de molinos en la vecina
comarca de las Cuencas Mineras en zonas como Escucha, Utrillas, Montalbán.
No deja de ser un contrasentido que desde la Administración se nos este
hablando a todas horas de nuestra opción por cuidar y preservar el medio
ambiente, apostando por el “desarrollo sostenible”, por el turismo rural en un
entorno privilegiado, y en cambio pretender colocarnos gigantescos
“ventiladores” en cualquier loma de la provincia causando un impacto
paisajístico brutal, incompatible con esos supuestos buenos propósitos.

 

¿Pero no son los parques eólicos el paradigma
de lo ecológico, de lo renovable y de la sostenibilidad? Así, desde luego no.
Puede que la energía procedente del viento sea limpia y renovable, pero hemos
de tener en cuenta que una instalación eólica no carece de afecciones en su
entorno. Si hay un concepto que recoja bien su incompatibilidad con el paisaje
natural y que resuma los impactos en su entorno, este es “industrialización
del monte”
. De hecho estas instalaciones son eso, una especie de industria,
y en un paisaje natural, aerogeneradores, pistas y tendidos eléctricos están
sencillamente fuera de lugar. Así que un parque eólico, ubicado en montes que
contienen una rica biodiversidad y un alto valor paisajístico, de ecológico
tiene bastante poco. ¿Y de la sostenibilidad? Pues tampoco, al menos la de los
municipios del interior, que tienen en su riqueza natural y paisajística su
principal activo como eje de su desarrollo.

 

Pero veamos. Ciertamente el viento, a
pesar de su naturaleza variable, es uno de los recursos energéticos, que con la
tecnología actual, resultan más atractivos para las empresas del ramo. Desde
tiempos remotos se viene utilizando el viento para conseguir energía, pero
hasta ahora este recurso se había utilizado para diversos usos agrícolas como
la extracción de agua, molinos harineros, etc. Actualmente se usa para la
producción de electricidad, generada por el movimiento de las aspas de
gigantescas turbinas, que transforman la fuerza del viento en energía
eléctrica. Como ventajas, que las tiene, diremos que en principio es una fuente
de energía renovable, limpia y bastante segura, no produce gases tóxicos por lo
que no contribuye al efecto invernadero, ni a la lluvia ácida. No origina
productos secundarios peligrosos ni residuos contaminantes, salvo los de la
fabricación de los equipos y el aceite de los engranajes. El tiempo de
construcción es rápido y además son instalaciones móviles, por lo que su
desmantelamiento permite recuperar la zona. Finalmente suponen un beneficio
económico para los municipios afectados y para los particulares (canon anual
por ocupación del suelo), y la creación de algunos puestos de trabajo. Visto
así no deberíamos dudar en optar por este tipo de energía. Pero tras las
supuestas bondades de la energía eólica se encuentran enormes intereses económicos
que ocultan aspectos oscuros. En primer lugar, hay que tener en cuenta que para
que su productividad sea óptima, los aerogeneradores han de ser de un tamaño
considerable y estar emplazados en lugares muy expuestos al viento, lo que
lleva consigo toda una serie de contrapartidas y consecuencias sobre las que
por lo general no se informa debidamente a las poblaciones afectadas. Su
instalación supone un negocio muy lucrativo para las empresas que promueven los
parques eólicos. El negocio está en el aire, o más bien en las subvenciones, ya
que estas energías están fuertemente subvencionadas, pues sin esta ayuda,
actualmente la rentabilidad es improbable. Y es que, ¡ojo!, para eludir los
controles ambientales y ganar las primas que se dan por cantidad de megavatios
en cada parque, lo que hacen las empresas del sector es dividir hábilmente sus
proyectos en infinidad de pequeños parques, cuando en realidad se trata en su
conjunto de macroparques de varios centenares de molinos. La clave está en
pedir un parque para una potencia de menos de 49 megavatios, límite de
autorización de las autonomías. Por otra parte, el tiempo de amortización de
los parques, con una previsión de vida de unos 30 años, está establecido en 10
años e incluso menos, merced al sobreprecio a su kilovatio, con lo que
se
consiguen rentabilidades entorno al 15% anual. Finalmente, una condición
esencial para garantizar la viabilidad de los proyectos eólicos es la obtención
de suelo muy barato y ese suelo se puede obtener fácilmente en el medio rural y
concretamente en la cima de las montañas, ya que en teoría ese suelo “no vale
nada” pues no se le da ningún uso salvo el forestal, cinegético o el
medioambiental. Pero veamos, aunque sea de manera sucinta, cuales son los
aspectos negativos que provocan estas instalaciones:

 

Impacto visual: su instalación
genera una interrupción de la armonía paisajística, provocando una alta
modificación y degradación del paisaje, alterando el aspecto original de
lugares emblemáticos, con la pérdida irreparable de buena parte de nuestro
patrimonio natural.

Zonas de enorme afección:
desmontes, caminos para el transporte, etc., que limitan el futuro uso del
suelo de una gran extensión de superficie alrededor de las instalaciones de los
parques, devaluando las propiedades afectadas.

Impacto sobre el ecosistema: en
especial sobre la flora endémica de las zonas montañosas; sin olvidar el
incremento de la contaminación que supone la realización de un plan eólico al
requerir la utilización masiva de metales, sustancias químicas, cementos, etc.

Impacto sobre la avifauna:
efectos todavía no bien conocidos sobre modificación de los comportamientos
habituales de migración y anidación de aves. Y de modo más llamativo los
accidentes mortales que están sufriendo, sobre todo las rapaces, por el choque
contra las palas. Desde el último año de 2007 y lo que va de 2008 se han
encontrado muertos por impacto en la zona de Castellón, a falta de
actualización de los datos, alrededor de 220 buitres leonados y algunas otras
rapaces. Esto según datos oficiales y sin tener en cuenta que no todas las aves
que chocan son encontradas por caer alejadas o por ser devoradas por zorros.
Además de que podemos pensar que los técnicos de mantenimiento de los parques
tengan instrucciones de enterrar todo cadáver con el que se topen para
minimizar el verdadero alcance de la “masacre”.

Impacto sonoro: el roce de las
palas con el aire produce un ruido sordo y constante (43dB(A)) Aunque faltan
estudios sobre el impacto sonoro y las vibraciones que en las proximidades de
los parques ejercen sobre el hábitat, es evidente el trastorno sobre cualquier
persona sometida constantemente a esa tensión.

Impacto de tipo electromagnético:
las estructuras electro-eólicas de gran potencia y las redes de Alta Tensión que
llevan aparejadas, acarrean ciertos problemas somáticos todavía no bien
estudiados Además de interferencias y perturbaciones en emisiones radiofónicas
y de TV, etc.

Impacto sobre accidentes: Los
aerogeneradores no son instalaciones del todo seguras ya que pueden provocar
graves accidentes por roturas de las aspas o bien provocar incendios forestales
como ya ha ocurrido.

Destrucción de yacimientos
arqueológicos
durante las instalaciones. Etc.

 

En definitiva todas estas contrapartidas
deberían estar presentes y valorarlas adecuadamente a la hora de hacer un
balance sobre los posibles beneficios que nos podría reportar la instalación de
un Parque Eólico, pero como es habitual carecemos de la correcta información
sobre el verdadero impacto que tendrán los aerogeneradores y las profundas
transformaciones que pueden alterar los paisajes que todos disfrutamos o de los
que dependen nuestra economía actual o futura. Porque información, salvo
excepciones, ha habido la justa, y muy lejos desde luego de lo que debiera ser
una correcta exposición pública que permita presentar las debidas alegaciones
en tiempo y forma. Como bien podemos deducir de los inconvenientes referidos,
uno de los principales problemas que plantea el desarrollo del aprovechamiento
de la energía eólica estriba en la dificultad de encontrar y disponer de
emplazamientos adecuados y en número suficiente. Por otra parte hemos de tener
en cuenta que de momento, tanto las centrales eólicas como solares no se
plantean como alternativa ecológica de nada, si no que forman parte de un mismo
modelo desarrollista, de una política energética que en su conjunto está
asociado a los macro-proyectos de centrales térmicas a gas natural, de la
energía nuclear, etc. Por lo que no se trata de entrar en la dinámica del falso
debate de a mayor consumo o demanda mayor producción, sino todo lo contrario,
decrecimiento en el consumo y mayor eficacia energética en las instalaciones y
aparatos eléctricos, pues todavía existe un margen muy grande en el ahorro
mediante el consumo consciente y las buenas prácticas ecológicas, mejorando la
eficiencia de lo que consumimos.

 

Pero de todos los inconvenientes
expuestos uno no se percata realmente de ello hasta que los sufre. Por eso creo
que en general el mito eólico se convierte en un timo, porque estas energías se
introducen con engaño, con promesas y esperanzas que la cruda realidad se
encarga de desmentir. Municipios de la Zona 3 del Plan eólico Valenciano en la
Comarca de Els Ports en Castellón ya se están arrepintiendo de haber apoyado la
instalación de estos parques. En los municipios del alto Maestrat como Morella,
Villafranca, Todolella, etc. el número de puestos de trabajo
generados apenas alcanza la docena, cifra muy inferior a la prometida en su día
por la empresa promotora. También las ayudas económicas han sido muy inferiores
a las que se habían barajado inicialmente y además se perciben a través de la
Agencia Valenciana de la Energía (AVEN) en lugar de percibirlas directamente
los ayuntamientos. Por otra parte, muchas de estas ayudas se destinan, como en
el caso de Els Ports, a la reconstrucción del medio ambiente y de los
yacimientos arqueológicos previamente destruidos. Por este hecho y por no
respectar espacios protegidos de la Red Natura 2000 (LICs, IBAs, ZEPA) e incumplir
varias Directivas Europeas, el Estudio de Impacto Ambiental está siendo
investigado por la Comisión Europea, por el Síndic de Greuges y por el
Parlamento Europeo. En nuestro Maestrazgo turolense, los Ayuntamientos de Bordón
y Castellote, reclaman a la Generalitat Valenciana por vía judicial,
bien la paralización y el desmantelamiento del parque o una compensación
económica por los daños que ocasionan los cerca de 100 aerogeneradores
instalados en el límite con estos dos municipios, compensación similar al
beneficio económico que por el rendimiento del parque eólico obtienen los
pueblos castellonenses en cuyos términos están instalados (La Todolella,
El Forcall y Olocau del Rey). Muchos de los molinos se encuentran
a menos de 100 metros del límite con los municipios turolenses y muy cerca de
los núcleos de población, de manera que los vecinos oyen día y noche el zumbido
que producen las aspas. Además, el paisaje ha cambiado por completo y cada vez
que sus habitantes abren las ventanas de sus casas, ven el horizonte erizado de
estos aparatos; la fauna autóctona ha huido de la zona y sobre los campos
agrícolas más próximos se proyecta ahora de modo permanente la sombra del
viento de los aerogeneradores…

 

Nuestra sociedad, la sociedad de consumo
basada en la “economía de libre mercado”, eufemismo con el que ahora se designa
el Capitalismo, tiene la capacidad de fagocitar y digerir todos los movimientos
contestatarios que surgen en su seno y la Ecología no podía escapar a ello.
Estamos asistiendo a la descarada mercantilización de la problemática
medioambiental que se convierte así en una nueva oportunidad de negocio. En
nombre de lo “ecológico” se crean etiquetas verdes para vender mejor productos
que no tienen nada ecológico y encima nos los venden más caros. Al final lo que
siempre encontramos es que los intereses de unos pocos prevalecen sobre el
interés general, y es de sentido común que el interés general pasa en primer
lugar por preservar nuestro patrimonio natural y paisajístico. El Paisaje
Protegido es una forma eficaz de garantizar la pervivencia del medio y tiene un
valor añadido muy notable en la compensación económica que conlleva; además de
ser un hecho diferencial en la gestión y ordenación territorial. Con
todo ello, quiero dejar claro que no me manifiesto en contra de este tipo de
energías renovables, en especial la eólica, pero sí contra de la masificación y
colocación desenfrenada y sin criterios claros de aerogeneradores: “¡Energía
eólica si, pero no en cualquier lugar ni de cualquier modo!”.
Entiendo que
su instalación debe hacerse en aquellos parajes en los que tengan sentido, pero
no a costa de las zona protegidas, no al lado de monumentos naturales o de
entornos privilegiados. Además, desde el punto de vista paisajístico los
parques eólicos no cumplen con la recién aprobada convención europea del
Paisaje. Ya se han inundado demasiados hermosos valles y pueblos, ya se han
destruido muchos bellos paisajes, y ya se ha contaminado todo lo que se podía
contaminar, de modo que ya es hora de que hagamos las cosas bien y trabajemos
más y mejor por una sostenibilidad verdadera que compatibilice y respete el
entorno natural.

 

A pesar de todo, tal vez sea este el
último verano que pasemos disfrutando de los bellos y sugerentes paisajes del
Maestrazgo. El riesgo de degradación que se cierne sobre estas hermosas tierras
es inminente y no sólo debido a los parques eólicos o los huertos solares, a
ellos hay que añadir las líneas eléctricas de evacuación, y aquí parece que no
nos andamos con tonterías. Está previsto que el Maestrazgo sea atravesado por
una verdadera autopista de la electricidad, que además serviría para abastecer
a las zonas de ocio costeras, cuando lo que se necesitaría son centros de
producción eléctrica próximos a los lugares en que se consume porque son más
eficientes. Y lo que no parece tener lógica es que siendo Aragón un gran
generador y exportador de energía, tengamos que recurrir a nuevas fuentes para
garantizarnos la subsistencia. No es entendible bajo ningún punto de vista como
se puede atentar de forma tan brutal y atroz contra el propio entorno natural
con lo que ello supondrá de repercusión negativa respecto a su principal activo
turístico. Y todo ello, con la excusa de lo ecológico y del dudoso
desarrollo de los municipios de interior. Perversa ironía. El conflicto visual
de los parques eólicos con el paisaje, además de poner en riesgo otros valores
como la biodiversidad o la tranquilidad del campo, radica en la saturación que
se produce con una implantación abusiva. La contaminación visual de los parques
es evidente desde su visibilidad lejana y desde lugares inesperados. Miremos a
donde miremos, caminemos por dónde caminemos, siempre nos encontraremos con su
imagen repetitiva. Es la diferencia entre un paisaje con molinos, o un
paisaje de molinos. Por más que se empeñen sus promotores mostrándonos
sus aerogeneradores con bonitas puestas de sol o comparándolos con los
bucólicos molinos quijotescos de las Mancha, tan integrados en el paisaje; ni
aquellos miden cien metros, ni se construían en cumbres, ni necesitaban enormes
pistas de acceso y desmontes, ni iban asociados a transformadores y tendidos de
alto voltaje cruzando el paisaje. Y no crean que exagero ¿Se han preguntado de
cuántos bellos parajes podremos disfrutar sin la clónica visión de los molinos
o que no se vean cruzados por los perturbadores tendidos de alta tensión? ¿En
cuántos podremos caminar con la tranquilidad y el silencio necesario para oír
el siseo de las hojas movidas por el viento, el susurro de un arroyo o los alegres
trinos de los pájaros? Con este nuevo paisaje tan peculiar, los aficionados al
montañismo, al senderismo, a la bici de montaña, a la fotografía paisajista,
etc. deberán acordarse de quienes han consentido en cometer semejante tropelía
contra el paisaje. Todo ello nos lleva a plantearnos de nuevo el problema del
modelo de desarrollo socioeconómico actual, que es por su propia naturaleza
insostenible e irracional en su totalidad. Sólo con la declaración
del”Parque Natural del Maestrazgo” se evitaría que nos viéramos invadidos por
semejantes clones. En nuestro pequeño ámbito, luchar contra estos “gigantes”
eólicos supone enfrentarnos cual quijotes a la irracionalidad, y exige
denunciarlos como una nueva agresión a los ya sufridos y resignados pueblos del
Maestrazgo.

José A. Hernández Gil

http://www.lamurada.com/?p=329

Anuncis

About CEEC

Coordinadora d'Estudis Eòlics del Comtat. http://www.zona14.org

Posted on 19 Juny 2011, in Recull de premsa. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: