Sector eólico: No hay pan para tanto chorizo

Article d’opinió:

Anda revolucionado el sector eólico, ante la noticia de que el Gobierno quiere sacar una nueva ordenación para la energía eólica. Lo último que hubiera querido el gobierno del PSOE sería crearse más problemas cuando sabe que le queda menos de un mes de vida, pero el sector eléctrico todavía le sigue presionando porque piensan que un nuevo gobierno del Partido Popular (como no está mucho por las energías renovables) todavía haría una regulación más dura para este sector. ( ¿quién sabe?)

Sorprende que un sector tan favorable al libre comercio y a la libre competencia, tan fiel a las doctrinas del capitalismo puro y duro, esté tan empeñado por una regulación estatal que perpetúe las primas y subvenciones que hasta ahora sigue cobrando.

Tal vez desde sus despachos no hayan caído en la cuenta de que estamos en crisis y que hay muchos sectores de la población que están pagando esta crisis, con injustos recortes económicos y sociales, y que no pueden pretender que todos nos estemos apretando el cinturón para “salvar” el país, mientras ellos continúan cobrando unas primas que no caen del cielo, sino que salen del bolsillo de los ciudadanos y consumidores, que a su vez están pagando la crisis.

Durante los últimos años, especuladores de todo tipo y con amplio “historial” en otros sectores, se han ido refugiando en el sector eólico como el único lugar donde el negocio todavía era seguro (hubiera o no hubiera crisis). Aquí están las constructoras, las empresas eléctricas (que apuestan por las renovables al tiempo que mantienen sus nucleares y sus térmicas) y múltiples empresarios que, amparados por sus amistades en los diversos poderes ejecutivos, han conseguido una adjudicación hiperentable: Un parque eólico tiene la venta asegurada de toda la producción y, además, cobrando casi el doble del precio que se paga por el kilowatio obtenido con otra central eléctrica.

Además, producir energía limpia ha evitado que proliferen las críticas contra este sistema y, además, no sólo se han hecho negocios redondos sino que se les ha permitido instalar parques eólicos en cualquier sitio. ¿Quién va a estar en contra de que se proteja la capa de ozono?. Hace tiempo que alguien debería haberles hecho ver que en nombre de las energías limpias no valía todo y que había que desarrollar la energía eólica, pero no en cualquier sitio ni a cualquier precio.

Así las cosas, llegó la crisis: Si no hay dinero para nadie, tampoco debería haber dinero para las eólicas. Y eso es lo que se debería haber legislado: “Se acabaron las primas y ya nadie cobrará por explotar parques eólicos”. Y estos empresarios, tan amantes del medio ambiente y de la libre empresa, tendrían sus centrales eólicas no contaminantes compitiendo en igualdad de condiciones con el resto de los productores eléctricos. (Para que un empresario pueda hacer negocio a base de primas no habría que haber pensado tanto).

Pero esto no es lo que ha ocurrido, ni mucho menos. El nuevo decreto reducirá un poco (apenas un 30%) las primas de los parques eólicos que se pongan a partir del 1 de enero de 2013 (con 11.500 MW de nueva potencia a instalar hasta el 2020), pero los parques eólicos que ya están en funcionamiento (con 23.500 MW de potencia instalada) seguirán cobrando el 100% de las primas que estaban cobrando. Además, el ritmo de crecimiento se quiere limitar a 1400 MW anuales (lo cual es lógico, siendo que el consumo energético no crece y la aparición de energías renovables no supone el cierre de las nucleares ni las térmicas). Pues bien, este es el “gran ataque del gobierno socialista al sector eólico”.

Este Decreto, tendría que haber sido recibido con alegría y regocijo por los promotores eólicos, porque se les asegura el negocio y se les garantiza que, por lo menos, hasta el año 2025 (12 años a contar desde el 1 de nero de 2013) van a estar cobrando estas primas. Entonces a qué viene tanta queja y tanta lágrima. El sector eólico ocupa directa o indirectamente únicamente a 30.000 trabajadores en toda España. En el año 2010, con el régimen de primas antiguo, hubo 5000 trabajadores de este sector que perdieron su empleo. No tiene sentido que la Asociación Empresarial Eólica diga que si no se mantienen las primas se perderán 16.000 empleos, porque, aun con primas, se está perdiendo empleo. Respecto a lo de miles de millones de pérdidas, pues casi da risa, porque pérdidas no van a tener, será, en todo caso, que ganarán un poco menos (alrededor del 30% menos). ¿Tienen idea de las pérdidas de verdad (pérdidas reales) que se están registrando en otros sectores económicos por la crisis? ¿Y puestos de trabajo perdidos? Si multiplican cada uno de esos 16.000 puestos de trabajo por 250, llegarán a los 4 millones de parados que hay en toda España. Para terminar, recuerdo que los otros sectores que estamos sufriendo la crisis, no tenemos garantizada la compra de la producción, ni recibimos ayudas millonarias ni tampoco las recibiremos en los próximos 12 años y, por si fuese poco, no lloramos.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s