Monthly Archives: Novembre 2012

2012.11.28.Galiñeiro

La Voz de Galicia 28 de noviembre de 2012

8.055 alegaciones contra el parque eólico de O Galiñeiro

Mónica Torres

Nigrán 28 de noviembre de 2012

GMT

Una veintena de personas, representantes de las 41 asociaciones y entidades de Vigo, O Porriño, Mos, Salceda y Gondomar que integran la plataforma pola protección da Serra do Galiñeiro, han presentado esta mañana en la Xunta un total de 8.055 alegaciones particulares contra el parque eólico proyectado. Según explicó Antón García, miembro de la plataforma, el primer ciudadano en firmar la alegación fue Méndez Ferrín y, el 8.055 fue Abel Caballero. La principal denuncia de los que suscriben es la agresión ambiental y cultural además del riesgo de desabastecimiento de agua potable a parroquias enteras.

http://www.lavozdegalicia.es/SSEE/print.jsp?idContenido=0003_2012111354105418391487&idSeccion=75C606BC0A80B197001770395EBDEA15

————————————————————————-

XORNAL DE VIGO 28 de noviembre de 2012

O Goberno apoia á Plataforma Pola Defensa da Serra do Galiñeiro no rexeitamento dos muíños eólicos

O alcalde de Vigo reiterou esta mércores o rexeitamento do goberno municipal á instalación de muíños eólicos na Serra do Galiñeiro, prevista pola Xunta de Galicia. O Concello ten un informe técnico negativo á proposta autonómica, que produce máis perxuízos que beneficios.

Abel Caballero fixo público o apoio do Goberno municipal ás alegacións que vai presentar a Plataforma pola Defensa da Serra do Galiñeiro contra a instalación de muíños de vento neste espazo natural. O alcalde indicou que un informe dos técnicos de Urbanismo informa negativamente sobre a colocación das tres infraestruturas que irían na parte desta montaña que corresponde ao termo municipal de Vigo e reclamana a mesma protección da que dispón o monte Aloia.

http://xornal.vigo.org/xnnoticia.php?lang=gal&noticia=18032

Anuncis

2012.11.27. Renomar aumenta pérdidas hasta los 19 millones de euros por su carga financiera

Diario Levante 27 de noviembre de 2012

Renomar aumenta pérdidas hasta los 19 millones de euros por su carga financiera

La concesionaria de parques eólicos empeoró sus resultados en 2011 coincidiendo con la salida de Uncio y el cambio en la presidencia

VÍCTOR ROMERO VALENCIA

 

Energías Renovables Mediterráneas, una de las principales concesionarias de parques eólicos de la Comunitat Valenciana, aumentó sus pérdidas en 2011 como consecuencia del mayor de la reducción de sus resultados de explotación y el lastre de su carga financiera. Renomar presentó el año pasado más de 19 millones de euros en números rojos pese a mantener sus cifras de facturación (88 millones de euros) y cierra la cuenta de explotación en positivo con 17 millones de euros.

La cuenta de pérdidas y ganancias se vio desequilibrada por un resultado financiero negativo de 44 millones de euros y 23,9 millones de euros imputados a deterioro del balance por enajenación de inmovilizado. Ese mismo año, y por exigencia de la banca acreedora, Renomar se vio obligada a segregar parte de sus activos, concretamente, la denominada Zona 9 en Requena-Hoya de Buñol, que quedó fuera de la primera asignación de primas al sector eólico y cuyo desarrollo está paralizado por la suspensión de las ayudas.

2011 fue un año de ajuste contable para Renomar, pues los ejercicios anteriores las pérdidas fueron mucho más modestas (2,4 millones en 2010 y 2,2 millones en 2009). La compañía está participada al 50 % por Acciona y un grupo de inversores valencianos aglutinados en Med Win Energy con el Banco de Valencia como socio principal. La entidad financiera tiene ahora el 43 % en Med Win tras hacerse con la participación de Andrés Ballester. Fernando Roig, Francisco Fenollar y un grupo de empresarios ceramistas completan la pata valenciana de Renomar.

Pese a los números rojos de la eólica, no fue un mal año para Med Win Energy, que registró unos beneficios de 5,5 millones de euros, frente a las pérdidas de algo más de un millón de euros de 2010.

El deterioro de la cuenta de resultados de Renomar y la paralización de nuevas inversiones coincidieron con la salida de la empresas de José Manuel Uncio como director general tras siete años en la misma. La renuncia se produjo a principios de 2012 en paralelo también al cambio en la presidencia, asumida por Francisco Fenollar en sustitución de Fernando Roig.

También Acciona, propietario de la otra mitad de Renomar, ha decidido bloquear sus inversiones en la Comunitat Valenciana. La suspensión de las ayudas a las energías renovables, incluida la eólica, explica la paralización de proyectos como el de la zona 9 de Requena. Las mediciones de viento, lo abultado de las inversiones y la sequía de crédito dificultan la puesta en marcha de nuevos parques y ponen en duda su rentabilidad.

No en balde, grandes compañías eléctricas como Iberdrola también han echado el freno en su política de crecimiento dentro del sector eólico en España. La empresa que preside Ignacio Sánchez Galán incluso ha lanzado un plan de desinversiones en activos considerados no estratégicos en España.

Renomar es una de las empresas pioneras en el sector eólico en España y la Comunitat Valenciana. A principios de la pasada década fue una de las principales adjudicatarias del concurso de parques eólicos organizado por la Generalitat valenciana, que entonces presidía Eduardo Zaplana. Actualmente tiene deudas a largo plazo por 427 millones de los que 375 son deudas bancarias.

Acciona inyecta 4,3 millones en el capital
Acciona ha inyectado 4,3 millones de euros en el capital social de su filial Acciona Eólica de Levante, una mercantil que gestiona desde 2009 los parques de Boira y Losilla, con una potencia instalada de 58 megavatios (MW). Esta filial de la multinacional española registró en 2010, último ejercicio depositado, unas pérdidas de 2,2 millones de euros tras facturar 12,7 millones de euros. Acciona decidió a principios de año paralizar sus inversiones en energías renovables en la Comunitat Valenciana como consecuencia de la suspensión de las ayudas gubernamentales a la energía eólica. v. r. valencia

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/11/27/renomar-aumenta-perdidas-19-millones-euros-carga-financiera/955579.html

2012.11.22. Las Provincias. (Denuncian que la AVEN se quede el 10% del plan eólico)

Las Provincias 22 de noviembre de 2012

Denuncian que la AVEN se quede el 10% del plan eólico

22.11.12 – 00:12 –

REDACCIÓN | CASTELLÓN.

El Ayuntamiento de Morella, por medio del teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Amadeu Bordás, criticó ayer que la Agencia Valenciana de Energía (AVEN) se quede con un 10% del Fondo de Compensación del Plan Eólico de cada zona. Y es que esto supone, denunció el socialista, «que los municipios de Els Ports recibirán un total de 100.000 euros menos que en las asignaciones de otras anualidades».

Al respecto, Bordás afirmó que es «lamentable» que la AVEN se apropie de un 10% de las compensaciones que le corresponden a cada uno de los ayuntamientos de la comarca. «Los municipios reciben una cantidad compensatoria en función del número de aerogeneradores que tienen en su término y de las afecciones medioambientales, por lo que no tiene ninguna lógica que el dinero de los municipios se lo quede la AVEN», consideró.

En este sentido, cabe recordar que la AVEN es el ente que gestiona estos fondos eólicos, mientras que en otras comunidades autónomas son los propios ayuntamientos los que reciben las compensaciones directamente. Por ello, el concejal morellano apuntó que «esta nueva medida es otra forma de financiación de la Generalitat a costa del dinero de los consistorios».

Asimismo, el edil de Hacienda también criticó la actitud de la Generalitat Valenciana, que ha aprobado, dijo, «por la puerta de atrás» esta medida que afecta al territorio. Y es que, para Bordás, «los ayuntamientos deberían contar mucho más en las decisiones de la Generalitat que les afectan y, sin embargo, la Administración valenciana, con esta decisión, vuelve a actuar de espaldas a éstos».

Por último, el dirigente socialista hizo una valoración «negativa» de las cuentas de la Generalitat para el ejercicio 2013, ya que «no destinan ni un euro a la comarca de Els Ports».

http://www.lasprovincias.es/v/20121122/castellon/denuncian-aven-quede-plan-20121122.html

2012.11.20. Información. (Diario Información 20 de noviembre de 2012)

Diario Información 20 de noviembre de 2012

El Consorcio de Bomberos no cobrará las intervenciones en los terrenos agrícolas y forestales

La Diputación ha modificado la ordenanza tras las quejas de algunos propietarios a los que se les había cobrado la extinción de incendios pese a no ser los causantes

EFE / M. V. Las intervenciones que realicen los bomberos del Consorcio Provincial de Alicante en terrenos de naturaleza rústica o forestal quedarán exentas de pago, según recoge la modificación de la ordenanza fiscal que regula la tasa por prestación del servicio de extinción de incendios y salvamento. La medida se ha adoptado después de las quejas de algunos propietarios a los que se les había cobrado por la extinción de incendios de los que ellos no habían sido los causantes.

El Boletín Oficial de la Provincia de Alicante publicó ayer esta nueva medida, aprobada el pasado mes de septiembre en la asamblea general del Consorcio y que redunda en beneficio del sector agrícola de la provincia, han explicado fuentes de la Diputación.

La propuesta recoge también las intervenciones que se lleven a cabo en viviendas rústicas o construcciones de aperos ubicadas en dichos terrenos, siempre y cuando éstos no se encuentren afectados por una explotación económica que supere los 22.000 euros de negocio anual.

Esta medida que acuerda la Diputación de Alicante tiene como objetivo velar por los intereses del colectivo de agricultores y horticultores de la provincia al redimirles del pago de cualquier intervención que efectúen los bomberos en incendios rústicos o forestales que se produzcan en sus áreas de cultivo.

La iniciativa, en cualquier caso, no se aplicará cuando el incendio haya sido provocado por una quema de rastrojos o podas no autorizado en la que se aprecie negligencia grave por parte del propietario.

http://www.diarioinformacion.com/alcoy/2012/11/20/consorcio-bomberos-cobrara-intervenciones-terrenos-agricolas-forestales/1316594.html

2012.11.17. Levante. (Enguera no podrá ampliar el parque eólico tras la sentencia del TSJ que protege las aves)

Levante 17 de noviembre de 2012

Enguera no podrá ampliar el parque eólico tras la sentencia del TSJ que protege las aves

El Alto Tribunal señala que el suelo donde se levantan los aerogeneradores es un espacio habilitado para los pájaros

S. G. XÀTIVA La historia de los parques eólicos de Enguera es la de una continua batalla judicial. Aunque la mayor parte de los más de 75 aerogeneradores proyectados en tres segmentos distintos a lo largo de la sierra de la localidad ya están en funcionamiento y generando electricidad, la sentencia que el Tribunal Superior de Justicia hizo pública en septiembre, declarando la superficie como una zona ZEPA (de especial protección para las aves) ha hecho saltar por los aires la propuesta de la empresa adjudicataria de ampliar la superficie de suelo forestal ocupado para la instalación de nuevos aerogeneradores y a rebajar las perspectivas de oferta de energía eléctrica previstas en el proyecto inicial de ejecución.

El Ayuntamiento de Enguera comienza a asumir que la ampliación difícilmente podrá hacerse realidad, a pesar de que la Generalitat tiene la posibilidad de recurrir ante el Tribunal Supremo la sentencia del TSJ que anuló la catalogación efectuada por la conselleria en 2009 permitiendo la construcción de “molinos” donde hoy se ubican los tres parques eólicos, al considerar que el gobierno autonómico no tuvo en cuenta la importante reserva de fauna presente en el monte de Enguera. El alcalde de la localidad, Santiago Arévalo, lamentó hace unos días el nuevo auto del Alto Tribunal, emitido a raíz de una denuncia interpuesta por la agrupación socialista local. “Ahora mismo no sabemos qué pasará con la ampliación”, indicó a este diario al ser preguntado.

Fuentes del gobierno municipal admiten que la posibilidad es hoy muy lejana y destacan la pérdida de riqueza que supondrá para el municipio. Hoy por hoy, la corporación percibe por el canon de los parques algo más de 180.000 euros anuales de Acciona por la ocupación de suelo forestal. Los aerogeneradores cuentan con una potencia total de unos 100 megawatios.

http://www.levante-emv.com/comarcas/2012/11/17/enguera-podra-ampliar-parque-eolico-sentencia-tsj-protege-aves/952602.html

2012.11.04. El progreso. (En el aire todo el negocio eólico)

El Progreso 4 de noviembre de 2012

CUENTAS CLARAS

En el aire todo el negocio eólico, J

04/11/2012 – Julián Rodríguez

unas «discrepancias cordiales» han llevado a la Xunta en funciones de Núñez Feijóo a plantear su primer recurso de inconstitucionalidad contra el Gobierno de Mariano Rajoy. El motivo, el fin «temporal» de las primas a la energía eólica, decretado por el Ministerio de Industria en enero. Más allá del gesto, que tiene un significado político de indudable calado, la maniobra del Gobierno gallego se produce cuando se van apagando como una vela todas las expectativas puestas en el negocio del viento en Galicia. Y en ello han tenido mucho que ver las decisiones de las administraciones, de uno y otro color, pero también las judiciales, que las ha habido y muchas, y en gran medida, las de las propias empresas.

Cualquiera podría pensar que Feijóo se echa al monte en el momento de mayor desafección de la ciudadanía contra el Gobierno central, lo que resulta evidente, justo días después de vencer con rotundidad en unas elecciones. Pero más allá de la invasión de competencias y las «discrepancias cordiales», con un recurso de estas características lo que pierde el sector es tiempo, a expensas de que el Tribunal Constitucional dilate años una sentencia, y lo que gana la Xunta es poder de negociación ante un ministro, José Manuel Soria, que no hace otra cosa que levantar polvaredas de polémica allí por donde pisa.

Tanto el presidente de la Xunta como su conselleiro de Industria, Javier Guerra, saben a estas alturas mejor que nadie que un sector eólico sin primas, es decir, sin subvenciones, no es nada. Le sucedió al bipartito con los amagos de Rodríguez Zapatero, cuando creó un registro de preasignaciones para que las autorizaciones de los parques pasaran por el filtro de Madrid, que es quien paga las primas, y frenar así lo que se convirtió en una particular burbuja especulativa: la energía primada. Al margen de las sorpresas que pueda deparar el recorrido jurídico de los concursos eólicos gallegos, tanto el del gobierno bipartito como el que resolvió la Xunta en 2010, conviene detenerse en lo mucho que hay en juego en el negocio del viento. Porque, en síntesis, se trata de dinero.

Grandes y pequeños, todos los grupos que se presentaron a ambos concursos, sabían que saltaban con red. Y no precisamente eléctrica. En ambos casos, los más de 2.300 megavatios en liza, que colocarían a Galicia como segunda potencia eólica, sólo por detrás de Castilla y León en el horizonte del 2016, tenían un sano objetivo: la menor dependencia energética. Pero también presentaban un gran atractivo en un período especialmente delicado para la economía: su rentabilidad. Eso explicó, en parte, que la demanda de megavatios superase hasta en 20 veces la oferta que sacaba a concurso. Y las primas establecidas entonces para este tipo de energía ayudan a clarificar todavía más el escenario.

RÉGIMEN ESPECIAL

El eólico, como la cogeneración, la biomasa o la solar, se encuentra englobado en lo que se entiende por régimen especial; es decir, recibe subvenciones y primas establecidas por el Gobierno para su fomento. Esas ayudas representan el 25% del total de los ingresos de un parque. El sistema de retribución, de gran complejidad, establece unos ingresos fijos para los parques menores de 50 megavatios de potencia instalada, porque a partir de ahí se considera que entran en el régimen de producción ordinario, como si se tratara de una central de carbón.

También hay otro factor que ayuda a entender el imán que representa el negocio eólico. Las grandes empresas distribuidoras de electricidad están obligadas por ley a comprar lo que produzcan los parques.

Así, la estabilidad en los precios, y también un marco regulador duradero en el tiempo, hacían muy atractivo este sector, calificado por algunos de los grupos pretendientes de ambos concursos como «refugio», cuando no directamente como una inversión que ofrecía en el tiempo más rentabilidad que cualquier producto financiero. Para que la fórmula resultase, era imprescindible ese vector del marco regulatorio, que es lo que ahora ha cambiado radicalmente. Ya no hay negocio para las empresas, y tampoco planes inversores asociados a la concesión de megavatios. En juego también estaban unos planes que prometían una inversión de 6.000 millones y la creación de 13.000 empleos. Ahí es nada.

http://elprogreso.galiciae.com/nova/207908.html

2012.11.02. (La gran quimera del viento)

La gran quimera del viento

Jesús Serrera | 02-11-2012 | 16:36

Iba a ser una inversión multimillonaria en euros, la más importante en la historia de Cantabria, el “maná” que crearía miles de empleos justamente cuando la crisis empezaba a arreciar en Cantabria. Fue también una dura batalla política de los grupos conservacionistas y el PP en la oposición contra el Gobierno PRC/PSOE, en la que no faltaron imaginativas infografías de la Bahía de Santander en medio de un tupido bosque de molinos de viento. Finalmente, el Plan Eólico ha quedado reducido a una quimera por obra y gracia de los tribunales de justicia. Hay que empezar de cero, en el caso de que el actual Ejecutivo y las empresas del sector crean factible darle una segunda oportunidad al negocio del viento.

Casi 1.400 megawatios de potencia eólica para instalar en siete zonas geográficas 750 aerogeneradores, 2.000 millones de euros de inversión, 2.500 empleos estables y muchos miles más indirectos, en la construcción de los parques eólicos y en los proyectos industriales que obligatoriamente deberían crear las empresas adjudicatarias. Cuando en el otoño de 2009 quedó cerrada la convocatoria del concurso, la prolija documentación de las 51 ofertas presentadas colapsó las dependencias de la Consejería de Industria. Allí estaban las grandes empresas multinacionales del sector de las energías renovables y también muchos grupos cántabros de ámbitos y volúmenes muy diversos, algunos consolidados y otros nuevos, todos a la caza de un trozo del “pastel eólico”, un negocio basado principalmente en las jugosas primas que la Administración pagaba entonces para alentar la producción de energías limpias.

La “guerra de la selección”

El proceso de selección de los siete grupos adjudicatarios duró ocho meses. Había un comité técnico y otro formado por altos cargos del Gobierno bipartito para la evaluación, pero en realidad era el PSOE de Dolores Gorostiaga el que manejaba los hilos. La última fase fue convulsa, opaca y llena de presiones económicas y políticas, una “guerra de lobbies” ajena a consideraciones técnicas. Un aspirante se incorporaba por la mañana a la “quiniela de ganadores” y otro se caía por la tarde, y así todos los días. Finalmente, en junio de 2010 el Gobierno dio a conocer la ansiada lista: dos líderes mundiales del sector, EdP (Energías de Portugal) e Iberdrola Renovables, y otros cinco grupos con presencia cántabra creados para la ocasión, con o sin vinculación a las energías renovables (Instituto de Hidráulica, Banco Santander, Sniace, Glezco, Ascán, Apia XXI, E.ON…). En la “batalla” se quedaron fuera compañías como Acciona, Unión Fenosa y hasta Gamesa, la única que fabrica en Cantabria material para la producción de energía eólica.

Tras el fallo del concurso, trascendió que entre la amplia relación de empresas y entidades adjudicatarias había hasta tres socios del Gobierno regional y que algunos miembros del comité evaluador del concurso, estaban vinculados a otra como patronos de una fundación paralela.

El PRC mantuvo un perfil bajo a lo largo de toda la tramitación del Concurso Eólico, en parte porque era el “proyecto estrella” que el PSOE se reservaba como gran escaparate electoral, pero también porque el partido de Revilla intuía que buena parte de sus votantes no eran partidarios de los molinos de viento que iban a florecer en la geografía cántabra.

«Así lo perdemos seguro»

Y sin embargo, fue el PRC el que advirtió a sus socios de Gobierno, a través del consejero Vicente Mediavilla, que el Concurso Eólico tenía graves deficiencias legales porque contemplaba una potencia instalada de 1.400 megawatios cuando el Plan Energético vigente la acotaba a 300 -entre cuatro y cinco veces menos- y por la flagrante ausencia de informe de impacto ambiental. Por eso procedía incorporar a la resolución del concurso algunas cautelas que “maquillasen” tales carencias, frente a los recursos judiciales de ARCA y el Ayuntamiento de Liérganes. El informe de situación jurídica que manejaba el Gobierno ya en enero 2009, seis meses antes de la adjudicación, era: «Tal como está, lo perdemos seguro en los tribunales. Con las cautelas, a lo mejor hay alguna posibilidad de salvarlo».

No la hubo. El Ayuntamiento de Liérganes, gobernado por el PSOE tras el 22-M, retiró su recurso, pero ARCA mantuvo el suyo. Primero no le concedieron la paralización del concurso que pedía, y eso tranquilizó un poco a sus impulsores, pero los jueces aún no habían entrado en el fondo del asunto. Cuando por fin lo han hecho, la sentencia ha sido demoledora: El proyecto más ambicioso de la historia regional es ya un papel mojado.

¿Y ahora qué?

El fallo judicial supone otro triunfo de ARCA y también del PP en su batalla política contra el Plan Eólico. Bien, ¿y ahora qué?

El Gobierno de Ignacio Diego quiere buscar el mayor consenso posible en torno al desarrollo eólico y explora en varias comunidades autónomas fórmulas para evitar otro largo concurso. Tiene también las reglas de juego: los 707 megawatios de potencia eólica que autoriza el nuevo Plan Energético 2011-2020, no más de 246 generadores en toda la región, y una previsión de 1.080 nuevos empleos, nada que ver con las decenas de miles de puestos de trabajo que “vendía” el Bipartito.

Queda por ver el interés que las empresas conservan por el desarrollo eólico de Cantabria, cuando el sector de las renovables en España está muy seriamente afectado, por la incertidumbre sobre el futuro de la política energética y sobre todo por la congelación de las primas para combatir el déficit de la tarifa eléctrica, 24.000 millones de euros. Por no hablar de los problemas de liquidez y financiación. En fin, la crisis galopante.

«O hay viento o hay primas»

Tampoco el viento sopla por igual en toda la geografía cántabra. En dos o tres de las siete zonas contempladas por el Concurso Eólico anulado, ubicadas al sur de la región, el aire sopla con fuerza suficiente como para hacer el negocio rentable. En las demás no salen las cuentas sin la inyección financiera de la Administración.

«O hay primas o hay viento», admite Manuel Huerta Terán, presidente de la Asociación Eólica de Cantabria. «Pero el sector en Cantabria tiene futuro, porque hay buen viento, y además es posible que las primas puedan volver a medio/largo plazo, cuando los parques estén en funcionamiento. De hecho, las empresas eólicas, o al menos algunas de ellas, hemos seguido tramitando megawatios en los últimos meses a pesar de la incertidumbre».

Las empresas eólicas tienen pendiente una reunión con el Gobierno. Sobre la mesa estará la advertencia de los adjudicatarios del concurso anulado de reclamar en los tribunales indemnizaciones por los daños y perjuicios, las inversiones ya realizadas, que también difieren mucho de unos a otros. En todo caso, la amenaza no parece haber impresionado mucho al Gobierno.

«Para eso están los tribunales, para que la gente acuda a defender sus derechos si cree que le asiste la razón», dice Eduardo Arasti, consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico. Arasti cree que el desarrollo eólico deberá tener futuro por sí mismo, dentro de las coordenadas que marca el nuevo Plan Energético. «No se puede plantear un negocio en base a subvenciones. Hay que buscar las inversiones “sanas”, aquellas que generen riqueza por su propia actividad. Hay muchos ejemplos en Cantabria de empresas que están compitiendo a gran nivel dentro y fuera de España».

Fugas, incertidumbre, parón

Pero las empresas lo ven de otra forma. EdP, tercer productor mundial de energía eólica, que obtuvo el mayor de los siete “paquetes” del concurso cántabro, ha paralizado todas sus operaciones en España por la suspensión de las primas. Así lo admitió abiertamente su consejero delegado, João Manso Neto, durante la presentación del plan estratégico 2013-2015 en Oporto.

Iberdrola Renovables, líder mundial, segundo adjudicatario en Cantabria, también se propone concentrar su actividad eólica en otros países. A través de la sociedad formada para el concurso, Biocantaber, explican que sus servicios jurídicos siguen estudiando la sentencia que lo anula para valorar si recurren al Supremo y piden indemnizaciones. Al mismo tiempo, reconocen que el desarrollo eólico en Cantabria está rodeado de una «incertidumbre total» y de «inseguridad jurídica» que puede traducirse en «cuatro años más de parón» si hay que empezar de cero con un nuevo proceso de adjudicación.

«Biocantaber -afirma- era uno de los grupos que más habían avanzado en el desarrollo eólico en Cantabria, con la tramitación de dos parques y el desarrollo de un proyecto de I+D+i, con instalaciones y personal, todo lo cual ha supuesto una inversión global de unos tres millones de euros».

 

 

 

2012.11.01. Energías renovables.

En el Reino Unido también “cuecen habas” con la eólica

Luis Merino

Jueves, 01 de noviembre de 2012

John Hayes, ministro de Energía del Reino Unido, ha dicho que “ya es suficiente”. Y habla de la eólica. Hayes, del partido conservador, considera que la mayoría de los parques eólicos terrestres han sido impuestos a pesar de que mucha gente los rechaza. Y añade que de los nuevos parques autorizados “serán pocos los que cuenten con el consentimiento de la comunidad”. Los comentarios de Hayes han levantado un gran revuelo en el gobierno de David Cameron.

Ayer fue un mal día para el primer ministro David Cameron. Algunos parlamentarios torys rebeldes del ala más conservadora se unieron a los laboristas para pedir al Gobierno que exija a la Unión Europea un recorte en los presupuestos comunitarios. Y ganaron la votación en la Cámara de los Comunes.
Probablemente el propio Cameron piensa lo mismo porque ya había criticado el aumento del 5% anunciado por Bruselas para el periodo 2014–2020. Pero por aquello de los equilibrios que hay que hacer con la política comunitaria Cameron se conformaba con exigir la congelación de ese presupuesto, no una rebaja como piden los laboristas. “Si hemos recortado nuestro propio presupuesto para sanidad, educación o transporte, ¿cómo vamos a aumentar el de la Unión Europea”, se preguntaba el líder laborista Ed Miliband.
Lo que ha pasado con la eólica también tiene mucho que ver con los enredos políticos. En este caso, en la coalición de gobierno entre los liberales demócratas de Nick Clegg y los conservadores. El ministro Hayes dijo hace dos días en el Daily Mail, que el país “está salpicado de aerogeneradores y que ya es suficiente. No podemos seguir imponiendo parques eólicos a las comunidades locales”.
Ayer saltó a la palestra el secretario de Energía, Ed Davey, liberal demócrata, que en este país tiene mayores atribuciones que el ministro. “Yo estoy al cargo”. Y ha criticado abiertamente las declaraciones de Hayes “que van en contra de la política energética del gobierno que piensa cubrir el 30% de la electricidad con renovables en 2020”. Según Davey, “la eólica terrestre es una de las renovables más baratas, lo que nos ha permitido recortar las ayudas que recibe. Y tiene un importante papel que jugar en nuestro futuro energético”.
La polémica tiene que ver con algunos cambios recientes. En septiembre, y por sorpresa según la mayoría de analistas, John Hayes relevó en el cargo al también conservador Charles Hendry, y convencido defensor de las renovables. Un cambio que puso en alerta a empresas e inversores del sector de las energías limpias, conocedores del rechazo de Hayes hacia la eólica.
Para muchos, ese cambio estaba orquestado por los intereses de la industria nuclear, justo ahora que se última el marco de apoyo para la construcción de nuevas centrales. Lo que puede explicar el encaje de tanto embrollo. Hasta es posible que las disputas públicas entre los miembros del gobierno de Cameron sean solo un riesgo medido y aceptado dentro de una estrategia que, cuando menos, ya ha surtido efecto. Porque las dudas sobre el futuro de la eólica en el Reino Unido, uno de los mercados más prometedores, están ahí. Por más que Ed Davey diga lo contrario.

http://www.energias-renovables.com/articulo/en-el-reino-unido-tambien-a-cuecen-20121101

%d bloggers like this: