2013.04.07.El País. (El TSJC salva del derribo el parque eólico de la sierra del Tallat)

El País 7 de abril de 2013

El TSJC salva del derribo el parque eólico de la sierra del Tallat

Los magistrados dan la razón a Acciona y consideran válida la licencia de obras

Jesús García Barcelona

9 ABR 2013 – 00:01 CET

La plataforma ciudadana Salvem el Tallat pretendía salvaguardar la sierra del mismo nombre —frontera geográfica natural entre Lleida y Tarragona— de la “agresión paisajística” que, a su juicio, supone la existencia de un parque eólico con 33 aerogeneradores que funciona en esos parajes desde 2007. Y ha estado a un paso de lograrlo. Hace dos años, una juez de Lleida ordenó “demoler las instalaciones” y “reponer los terrenos a su estado original”. Pero la empresa que explota el parque, Acciona, recurrió ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que ahora le ha dado la razón. Los molinos de viento seguirán en pie.

La victoria provisional de los ecologistas y de los vecinos del Urgell se ha convertido en una derrota definitiva, ya que la sentencia es firme y no admite recurso alguno. La resolución del TSJC contradice las tesis de la juez de Lleida, que declaró nula la licencia de obras otorgada por el Ayuntamiento de Vallbona de les Monges para erigir los molinos de viento. “La tolerancia en esta materia lleva a una inaceptable situación de hechos consumados (…) con el impacto paisajístico que comportan”, subrayó la juez en aquella sentencia, ahora anulada.

En su demanda, la asociación ecologista Ipcena esgrimió que el parque afectaba a una zona de paso de aves migratorias y suponía un fuerte impacto visual en la ruta del Císter, en el triángulo formado por los monasterios de Poblet (declarado Patrimonio de la Humanidad), Vallbona y Santes Creus. La juez, sin embargo, solo atendió a razones de índole urbanística: para aprobar una instalación de la envergadura de un parque eólico debe contarse con un plan general que prevea una reserva de suelo. Y Vallbona no lo tenía, por lo que no podía autorizar su construcción. La licencia de obras, pues, era nula.

En su recurso de apelación ante el TSJC, Acciona argumenta, entre otras cosas, que la licencia se ajustó a derecho, que la juez había infrigido “el derecho a la libertad de empresa” y que su sentencia “no está motivada” y “peca de incongruencias”. El Consistorio, que presentó su propio recurso, sostuvo que los ecologistas desplegaron una “táctica temporal” de “mala fe” para lograr la demolición del parque.

La sentencia de la Sección Tercera de la Sala de lo contencioso-administrativo del TSJC, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, apela a la normativa urbanística en Cataluña para anular la sentencia de la juez de Lleida y evitar, así, el derribo de una instalación por la que Acciona invirtió 50 millones de euros. La sentencia es enrevesada y abstrusa. Su argumentacion escapa incluso a abogados expertos en la materia, consultados por este diario. Los magistrados aluden a distintos tipos de revisiones urbanísticas y de nulidades, y llegan a la conclusión de que deben estimarse los recursos de Acciona y del Ayuntamiento y anular la sentencia anterior.

La abogada de los demandantes, Elena Moreno, especialista en derecho urbanístico y medioambiental, se ha mostrado sorprendida con la resolución del TSJC. Moreno considera que un fallo en sentido contrario hubiese abierto la puerta a que buena parte de los parques eólicos de Cataluña, por la misma razón, pudieran verse amenazados de derribo.

El embrollo jurídico del parque del Tallat, sin embargo, no acaba aquí. En una sentencia distinta, de octubre de 2012, el propio TSJC lo declaró ilegal al anular la autorización que la Generalitat dio a Acciona para poner en marcha la instalación. La sentencia no hace mención explícita a la posibilidad de derribo. En indéntica situación se encuentra el vecino parque de la sierra de Vilobí.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/07/catalunya/1365358633_526308.html

Referentes:

17 mayo 2011

Una juez ordena derribar un parque eólico con 33 molinos en Lleida

La sentencia declara nula la licencia municipal para construir la instalación

Jesús García Barcelona17 MAY 2011

La mayoría de los 33 molinos de viento del parque eólico de la sierra del Tallat, en Lleida, deben ser derribados. Lo ordena una sentencia de un juzgado contencioso-administrativo, que considera nula la licencia de obras otorgada a Acciona. La demanda fue presentada por la plataforma Salvem El Tallat, que denuncia la “agresión paisajística” y ambiental que supone el parque.

La resolución condena al ayuntamiento de Vallbona de les Monges, que en 2006 dio la licencia para levantar los molinos, a “demoler las instalaciones” y “reponer los terrenos a su estado original”. “La tolerancia en esta materia lleva a una inaceptable situación de hechos consumados (…) con el impacto paisajístico comportan”, subraya la magistrada.

El parque eólico empezó a funcionar a fines 2007. Sus 33 aerogeneradores se elevan a 80 metros de altura y suman una potencia de 49,5 megawatios. La empresa afectada, que invirtió en las instalaciones 50 millones, recurrirá la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El año pasado, vecinos y ecologistas presentaron una demanda para pedir la demolición del parque y la replantación forestal. Según un estudio de la Universidad Barcelona, la sierra es una importante zonas de paso de aves migratorias. Además, el parque deja un fuerte impacto visual en la ruta del Císter, en el triángulo formado por los monasterios de Poblet (patrimonio de la humanidad), Vallbona y Santes Creus. La sierra es uno de los atractivos naturales de esa ruta turística.

Como demostrar ante un juez el daño ambiental es complejo, la plataforma buscó irregularidades por vía administrativa. Su principal argumento es que un parque eólico debe emplazarse en terrenos que cuenten con un plan general. El Ayuntamiento de Vallbona, dice la sentencia, no disponía de ese planeamiento que determine, “previo análisis y evaluación ambiental”, las reservas de suelo para emplazar una instalación de tal magnitud.

Sin esa figura urbanística, el consistorio no podía otorgar una licencia para construir un parque eólico en suelo no urbanizable. No existió, pues, “suficiente cobertura jurídica” y por lo tanto, no se lesiona ningún “derecho preexistente”, ya que Acciona, subraya la sentencia, “no puede construir dónde y cómo quiera”.

Es la segunda sentencia que la abogada del colectivo, Elena Moreno, gana contra el parque eólico. En la primera de ellas, dictada en noviembre de 2008 (con los molinos ya en marcha) el TSJC anuló la autorización energética, pero no ordenó derribo alguno. De los 33 aerogeneradores de la sierra del Tallat, 25 están en Vallbona. Los ocho restantes están en Passanant y, en principio, no quedarían afectados por la sentencia. Aunque sin la subestación eléctrica y las líneas de interconexión del municipio de Vallbona, tampoco podrían funcionar.

http://elpais.com/diario/2011/05/17/sociedad/1305583205_850215.html

23 octubre 2012

Declarado ilegal por tercera vez el parque eólico de la sierra del Tallat

Los jueces concluyen que la Generalitat vulneró la normativa urbanística

Jesús García Barcelona23 OCT 2012 – 22:56 CET

La energía eólica tiene, al menos en Cataluña, un enemigo aún más temible que la ausencia total de viento: la justicia. El parque de la sierra del Tallat, en la comarca del Urgell, en Lleida, es ilegal. Lo ha dicho el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), y lo más curioso es que no es la primera vez que los jueces cuestionan la legalidad de la instalación, sobre la que pende incluso una orden de derribo. La sentencia, a la que ha tenido acceso este diario, concluye que el parque, que alberga 33 aerogeneradores y está situado en el municipio de Vallbona de les Monges, incumple la normativa urbanística.

La decisión de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC sobre el parque de la sierra del Tallat es casi idéntica a la que esos mismos magistrados adoptaron la semana pasada sobre el vecino parque de la sierra de Vilobí. Ambas sentencias anulan la autorización que la Generalitat dio a la empresa Acciona para poner en marcha las instalaciones y abren la vía para que cualquier ciudadano reclame que el parque sea demolido y se restaure la situación anterior.

En julio de 2005, la Dirección General de Energía, Minas y Seguridad Industrial de la Generalitat dio a la instalación un “régimen especial”, la declaró de utilidad pública y concedió la autorización a Acciona. Esa resolución ha quedado ahora revocada, por lo que el parque —que está en funcionamiento desde el año 2007— queda en situación de ilegalidad.

Como en el caso de Vilobí, los magistrados consideran que el parque debería haberse tramitado dentro de lo que en clave urbanística se conoce como “sistemas generales”. Algunas instalaciones —centrales térmicas, vertederos, sistemas de abastecimientos de aguas— deben regirse por un plan general que sirva para vertebrar de forma adecuada el territorio. No sirve, pues, la aprobación de un simple plan especial, que es lo que hizo la Generalitat.

El TSJC ya se pronunció sobre el parque de la sierra del Tallat, y en términos muy similares, en 2008, al admitir una demanda que habían presentado el grupo ecologista Ipcena y diversos vecinos. Estos denunciaron que el parque supone una “agresión paisajística”, deja un fuerte impacto visual en la ruta del Císter —el triángulo formado por los monasterios de Poblet, Vallbona y Santes Creus— y pone en peligro una importante zona de paso de aves migratorias.

Aunque no atendieron su demanda por esos argumentos, los jueces declararon nula la autorización. La Generalitat y Acciona interpusieron un recurso. Y el Tribunal Supremo, en vez de entrar en el fondo del asunto y cerrar el conflicto, se limitó a decir que había un defecto de forma en la sentencia y que debía volverse a la casilla de salida. De ahí que ahora se haya dictado una nueva sentencia.

Tras el triunfo de los ecologistas en 2008, su abogada, Elena Moreno —especializada en derecho urbanístico y medioambiental—, dio un paso más y pidió que se declarase nula la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento de Vallbona de les Monges a Acciona. El TSJC volvió a darle la razón y los ecologistas iniciaron lo que se conoce como un procedimiento de restauración de la legalidad urbanística: pidieron, ni más ni menos, que se echara abajo el parque y que se iniciara la replantación de la zona.

Con la sentencia en la mano, un juzgado de lo contencioso administrativo acordó “demoler las instalaciones” y “reponer los terrenos a su estado original”. La resolución es contundente y señala que “la tolerancia en esta materia lleva a una inaceptable situación de hechos consumados (…), con el impacto paisajístico que comportan”. El parque, sin embargo, sigue en funcionamiento porque la decisión aún no es firme. La empresa afectada, que invirtió en las instalaciones 50 millones de euros, la ha recurrido ante el TSJC, que aún debe adoptar una decisión.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/23/catalunya/1351023686_541247.html

Anuncis

About CEEC

Coordinadora d'Estudis Eòlics del Comtat. http://www.zona14.org

Posted on 7 Abril 2013, in Recull de premsa. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: