2016.01.31. (“el ruído es insoportable, cuando hace viento, no (podemos ver la) tele, ni (hablar por) teléfono, ni nada”)

Vivir cerca de un parque eólico: “el ruído es insoportable, cuando hace viento, no (podemos ver la) tele, ni (hablar por) teléfono, ni nada”

La Voz de Galicia – PortadaGalicia 31 de enero de 2016

«O ruído é insoportable, cando vén o aire nin tele, nin teléfono, nin nada»

Familias que viven cerca de parques eólicos aguantan a diario el fuerte zumbido de los aerogeneradores

ANTÍA URGORRI 31 de enero de 2016.

Cándido Areán, de 54 años, vive con su mujer y su hijo en una casa en la parroquia de San Vicente de Argozón, lugar de Freán, en Chantada. A su alrededor hay cinco viviendas más y a un kilómetro escaso un parque eólico. Desde hace más de diez años, han tenido que aprender a convivir con los molinos gigantes de Monte Faro. «O ruído é unha salvajada, cando vén o aire, nin televisión nin teléfono nin nada», explica.

Dentro de las áreas de potencial eólico de la comunidad, incluidas en el plan eólico gallego, se sitúan más de 1.900 núcleos de población. Algunas casas se encuentran a uno o más kilómetros de distancia de los parques, pero otras, como las ubicadas en la aldea de O Roncudo, en Corme, donde a principios de año se desprendieron dos aspas gigantes, tienen a solo unos metros los enormes molinos.

En la parroquia del municipio lucense donde vive Cándido Areán, hay más familias, y también personas que residen solas. Por eso, el miedo a los aerogeneradores y a los accidentes que se puedan derivar de su funcionamiento está muy presente en sus vidas, sobre todo, cuando escuchan casos como el ocurrido en Corme. En Monte Faro «rompeu unha aspa hai tempo», aunque esta se quedó en el monte y no llegó al nucleo de viviendas «pero notamos un ruído moi forte».

Funcionan a diario

Los aerogeneradores funcionan prácticamente a diario, aunque cuando más los notan es por las mañanas y cuando hay niebla. Cándido Areán señala que con las aspas moviéndose, además del ruido, sufren otros problemas como perder la señal de la televisión o quedarse sin cobertura en el teléfono. «Sen embargo, cando non funcionan todo vai perfecto», destaca el vecino Aún así, dice resignado, «agora que lle imos facer, non os van a sacar, ¿non?».

Sara Rodríguez Miñones, de 55 años, vive junto a dos hermanos en la parroquia de Salto, en Vimianzo. «Somos dúas casas», explica, «logo máis abaixo hai máis». Más arriba, hacia el monte, están desde hace más de diez años los molinos del parque eólico de O Barrigoso, de titularidad municipal. Esta vecina confiesa que «o zumbido» de los aerogeneradores ya forma parte del sonido ambiente de la zona: «Xa estás afeito despois de tantos anos».

Dentro de la casa, apenas lo notan, es en el exterior donde más escuchan el ruido de los molinos de viento. «En inverno ao estar máis dentro da casa, daste conta menos que en verán», dice Sara.

Confiesa que no tiene miedo a que se desprendan aspas o un accidente similar, «a verdade é que non, non pensamos niso».

El parque municipal de O Barrigoso fue el primero de titularidad municipal en ponerse en marcha en Galicia. El alcalde de entonces quedó tan encantado con el primer parque de Vimianzo, que se gestó en el 96 aunque se inauguró seis años después, que decidió impulsar uno local.

Sara Rodríguez, al igual que otras familias que viven cerca de aerogeneradores, sufre problemas en la señal de televisión y en la cobertura de los móviles, «aínda que non lle sei se é polo parque eólico ou por que».

A 60 metros

En Corme, el miedo a que se repita el episodio de principios de mes está muy presente entre los vecinos, que viven muy cerca de los aerogeneradores. Incluso, algunas casas están a apenas 60 metros. Señalan que era algo que se veía venir. El ruido ha llevado a algunos vecinos de O Roncudo a dejar su casa, como contó María Luisa Alonso, aunque tuvo que regresar finalmente.

El plan eólico gallego del 2002 fijó en 500 metros la distancia mínima a una casa

El plan eólico gallego, que fue aprobado en el año 2002, establece que la distancia de los aerogeneradores a la vivienda más próxima debe ser de al menos 500 metros. En este documento se especifica que, aunque a 200 metros no se producen ya «molestias de ruido», las instalaciones eólicas deben distar al menos medio kilómetro de las «delimitaciones de suelo de núcleo rural, urbano o urbanizable sectorializado».

Sin embargo, muchos de los parques eólicos gallegos son anteriores a esa fecha, por ello en muchos de ellos no se cumple esa distancia mínima.

Es más, la mayoría de las instalaciones de la comunidad gallega, en torno al 70 %, son anteriores al 2004 y, por lo tanto, han rebasado ya los doce años de antigüedad. Muchos de ellos se instalaron, incluso, antes del año 2000.

Un estudio compara el ruido del aerogenerador a 200 metros con el de una oficina

Aunque el ruido es la principal queja de los vecinos que viven cerca de aerogeneradores, los estudios realizados hasta el momento revelan que su impacto acústico es menor. En el plan eólico gallego se incluyen datos sobre el ruido que puede emitir un molino de viento según la distancia. El documento establece que a una distancia de 200 metros un aerogenerador produce un nivel de unos 46 decibelios, comparables al sonido ambiente de una oficina o una biblioteca. Por eso, se detalla que la distancia mínima de 500 metros es más que suficiente para frenar el impacto acústico de los parques.

A 400 metros se establece que el ruido que llega del aerogenerador es comparable con el de una nevera. Cerca del molino es donde más elevado es el nivel de decibelios, llegando a parecerse a una aspiradora, e incluso mayor. Sin embargo, las quejas por el elevado ruido de los aerogeneradores es una constante, y es la principal molestia de los usuarios.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2016/01/31/ruido-e-insoportable-cando-ven-aire-nin-tele-nin-telefono-nin-/0003_201601G31P14991.htm

****

La Voz de Galicia, 31 de enero de 2016

PortadaGaliciaEdición CarballoPonteceso

El viento causó que el molino de Corme perdiese dos de sus grandes aspas

CARBALLO LA VOZ 31 de enero de 2016. Actualizado a las 05:00 h.

Solo habían pasado tres días del nuevo año cuando una explosión en un aerogenerador, situado en un monte próximo a Corme, en el término municipal de Ponteceso, provocó que algunos restos procedentes de dos enormes aspas se precipitaran sobre una vivienda ubicada en la aldea de O Roncudo, situada a 280 metros del lugar donde se produjo la detonación. Un trozo impactó contra la fachada de piedra de la vivienda, en la que se encontraban durmiendo cuatro personas. Fuentes de la empresa concesionaria, EDP, que realizó un chequeo completo al aerogenerador, y lo desmanteló a mediados de mes, confirmaron esta semana que el fuerte viento, con rachas que superaban el 3 de enero los 90-100 kilómetros, fue la causa que provocó el accidente en el aerogenerador. «Se ha contratado a una empresa de reconocido prestigio en el sector y amplia experiencia en palas, concluyendo que ha sido un hecho puntual debido a las condiciones meteorológicas en la zona. En cuanto al resultado de las inspecciones realizadas en el resto de palas del parque, han determinado que ninguna de ellas presenta daños que puedan originar una rotura similar».

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/carballo/ponteceso/2016/01/31/viento-causo-molino-corme-perdiese-dos-grandes-aspas/0003_201601G31P14995.htm

http://elprogreso.galiciae.com/noticia/77052/un-molino-del-parque-eolico-de-o-faro-se-averia-y-pierde-parte-de-una-de-sus-aspas

El Correo Gallego, 18 de agosto de 2006

Vecinos de Argozón denuncian el elevado ruido en el parque eólico

DELEGACIÓN • MONFORTE   | 18.05.2006 

Los parques eólicos, por diferentes motivos, no dejan de estar en el punto de mira noticiable. Los vecinos de San Vicente de Argozón, en el municipio lucense de Chantada, se quejan del elevado ruido que se registra en esta parroquia, producido por los gigantescos aerogenerados del parque eólico de Faro-Farelo.

El presidente de la comunidad de montes, José Antonio Diéguez, portavoz de los vecinos, señaló que van a denunciar ante la Consellería de Medio Ambiente esta situación, por considerar que la contaminación acústica que sufren sobrepasa los límites establecidos. Diéguez subrayó las molestias que les produce, sobre todo por la noche, el ruido de los molinos eólicos. “Se trata de un zum, zum, zum… constante que se mete en la cabeza y se hace más intenso cuando sopla el viento del suroeste, dirección en la que se encuentra el pueblo de Argozón. Aquí no es fácil dormir muchas noches”, aseguró.

Añadió que no descartan que el ruido de los generadores se deba, en parte, a los problemas registrados en su día en las bases en que se asientan, muchas de las cuales tuvieron que ser modificadas por deficiencias en su estructura.

La comunidad de montes de Argozón ya mantiene un contencioso, pendiente de resolución, contra la instalación del parque Faro-Farelo, promovido por la empresa Enerfín, por supuestas irregularidades en la concesión, debido a que está localizado en una zona incluida en la Red Natura, según recordó José Antonio Diéguez.

El portavoz de los comuneros indicó también que en la última junta de la comunidad de montes se acordó retomar las denuncias presentadas ante Patrimonio por supuesta expoliación de yacimientos arqueológicos y el impacto del parque en un área amparada por la Red Natura.

El posicionamiento de los comuneros de Argozón es rotundo en cuanto a sus reclamaciones. Según señaló el portavoz, lo que pretenden es que se lleven los molinos de viento, que desmonten el parque, por los perjuicios que están causando a la población.

Diéguez puso de relieve que los aerogeneradores tienen una vida media de una veintena de años, pero esperan que desaparezcan antes de ese plazo.

Los comuneros, según el acuerdo alcanzado en la última reunión, están decididos a llevar adelante una nueva ofensiva contra esta instalación, puesto que confían en que este año se resuelva el contecioso que tienen interpuesto.

http://www.elcorreogallego.es/galicia/medio/ecg/vecinos-argozon-denuncian-elevado-ruido-parque-eolico/idEdicion-2006-05-18/idNoticia-45814/

****

Hemeroteca – EL PAÍS – jueves, 15 de febrero de 2007

Una sentencia cuestiona que se expropien montes vecinales para parques eólicos

El Tribunal Superior obliga a a retirar 23 aerogeneradores instalados en Chantada en 2003

La Xunta estudia el fallo

Sonia Vizoso Santiago 15 FEB 2007

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha anulado la declaración de utilidad pública que aprobó el Gobierno de Manuel Fraga para expropiar el monte Argozón, en Chantada, y permitir la construcción de un parque eólico. El fallo, recurrible ante el Supremo, ordena que se retiren los 23 aerogeneradores que se instalaron en la zona. Los magistrados cuestionan que la explotación eléctrica por parte de la empresa Enerfín tenga más interés social que el aprovechamiento “secular” que le dan los vecinos al monte a través del pastoreo y del negocio de la madera.

“A veces los débiles se imponen a los poderosos en los tribunales”, proclama José López, el abogado que defiende los intereses de los comuneros del monte Argozón, en el municipio lucense de Chantada. El letrado pide al actual conselleiro de Industria, el nacionalista Fernando Blanco, que no recurra el fallo del Tribunal Superior para no amparar la expropiación “chapucera” que sufrieron los vecinos en 2003. “Sería darle la razón a empresas como Enerfín, que campan a sus anchas y pretenden hacer dinero a costa de los demás”, manifiesta el sindicato Unións Agrarias.

En julio de 2003, la Xunta, entonces gobernada por el PP, aprobó la declaración de utilidad pública para permitir la construcción en el monte vecinal Argozón de 23 aerogeneradores. El proyecto estaba promovido por la empresa Enerfín, filial de la multinacional Elecnor, que no llegó a un acuerdo con los propietarios de los terrenos para alquilarles las parcelas. Ante la falta de un pacto, la Consellería de Industria expropió el monte, ubicado dentro de la Red Natura, es decir, dentro de una zona protegida por su valor ecológico.

La comunidad de montes de Argozón, integrada por un centenar de propietarios, presentó un contencioso en el Tribunal Superior contra la declaración de utilidad pública aprobada por Industria para amparar la expropiación de los terrenos. El martes, la más alta instancia de la justicia en Galicia emitió una sentencia en la que anula la resolución porque “no se motiva suficientemente la prevalencia de la explotación energética de la instalación sobre la utilidad pública e interés social”.

El fallo cuestiona que la explotación eléctrica que la empresa saca de la instalación eólica tenga más interés social que la “riquez paisajística” y la “productividad del monte” a través de las actividades de pastoreo y del “aprovechamiento de las maderas”. La instalación de dicha energía renovable, señalan los magistrados, “no beneficiaría al sector local, sino que se explotaría en perjuicio de la riqueza de territorio de la comunidad autónoma, remitiendo su beneficio a otras partes del territorio nacional”. La sentencia argumenta además que existen “otras fuentes similares [de energía] que no perjudican los valores paisajísticos y cinegéticos del monte”.

El Tribunal Superior anula la resolución de la Consellería de Industria que permitió la expropiación de los terrenos y acuerda “reponer el monte al estado anterior a la ejecución del parque”. Esta decisión judicial supone no sólo la retirada de los 23 aerogeneradores instalados en Argazón sino también el desmontaje de las líneas de intercomunicación y transporte de energía de los cuatro parques eólicos instalados en la sierra de Faro-Farelo, ya que todo este cableado atraviesa el monte afectado por la sentencia.

La comunidad de montes de Argozón no descarta renunciar a la retirada del parque eólico si se les otorga una compensación acorde con los beneficios que generan las instalaciones que construyó Enerfín. José Antonio Diéguez, presidente de Ventonoso -asociación creada por Unións Agrarias para agrupar a afectados por parques eólicos-, reclama a la empresa un millón de euros anuales, es decir, un 1% de su facturación. “El monte lleva ocupado cuatro años y dos años produciendo de manera irregular”, señala Diéguez, “esa producción irregular de 10 millones de euros anuales debe ser resarcida a nuestra comunidad”.

Unións Agrarias cree que el fallo tendrá consecuencias en otros casos similares y reclama que los jurados de expropiación incrementen la valoración de los terrenos: “Esta sentencia debe servir para que las comunidades de montes y los particulares afectados por instalaciones que aún no se pusieron en marcha sepan que hay defensa posible delante de las empresas concesionarias y la administración y que pueden exigir una compensación justa”.

La Xunta estudia el fallo

La Consellería de Innovación e Industria estudia la sentencia que anula la expropiación del monte Argozón que realizó este departamento cuando gobernaba el PP. El bipartito no ha decidido aún si recurrirá el fallo. Mientras medita su decisión, el equipo de Fernando Blanco asegura que con el cambio de gobierno en la Xunta las condiciones para los propietarios de montes en los que se instalan parques eólicos son más favorables.

Según explica la consellería, para declarar ahora la utilidad pública de un parque eólico es preciso que el proyecto sea apoyado por una “mayoría cualificada” de los propietarios de los terrenos. Innovación e Industria argumenta que las empresas necesitan, pues, convencer a un mayor número de personas para construir sus instalaciones, por lo que los dueños de las parcelas están “en una situación más ventajosa para negociar”. Unións Agrarias niega que estas modificaciones protejan ahora los derechos de las comunidades de montes.

La compañía Enerfín no había recibido ayer la sentencia, por lo que eludió valorar su contenido.

http://elpais.com/diario/2007/02/15/galicia/1171538292_850215.html

****

Hemeroteca – EL PAÍS martes, 27 de febrero de 2007

Industria recurrirá la sentencia que da la razón a unos vecinos en una expropiación para un parque eólico

Sonia Vizoso Santiago 27 FEB 2007

La Consellería de Industria recurrirá ante el Tribunal Supremo la sentencia que dio la razón a los comuneros del monte Argozón, en Chantada, que fueron expropiados por el anterior Gobierno gallego para levantar en la zona un parque eólico. El fallo judicial cuestiona que la explotación eléctrica de los terrenos por parte de una multinacional tenga más interés social que el aprovechamiento que le dan los vecinos a través del pastoreo y del negocio de la madera.

El departamento que dirige el nacionalista Fernando Blanco argumenta que, desatendiendo las peticiones de los dueños del monte, presentará el recurso porque la decisión del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia obliga a desmantelar los 23 aerogeneradores. Esta medida, prosigue la consellería, “no contribuiría a resolver ninguno de los conflictos que dieron lugar al proceso judicial” y podría tener además consecuencias económicas para las arcas públicas. Según Industria, la empresa Enerfín, responsable del parque eólico instalado en Argozón, ha amenazado con exigirle a la Xunta “la responsabilidad patrimonial” en caso de que se ejecute la sentencia.

La comunidad de montes de Argozón, integrada por un centenar de personas, había pedido a la Xunta que no recurriera la sentencia que les ha dado la razón “frente a los poderosos”. Los vecinos alegan que sufrieron una expropiación “chapucera” por parte del anterior Gobierno y que presentar recurso ante el Supremo sería “darle la razón a empresas como Enerfín, que campan a sus anchas y pretenden hacer dinero a costa de los demás”.

Industria cree, sin embargo, que recurrir el fallo es “la mejor opción posible” incluso para los propietarios de los terrenos. La consellería cree que desmantelar el parque eólico “no supondría satisfacción para ninguna de las partes, ya que cierra toda posibilidad de que logren acuerdos”. La comunidad de montes de Argozón se ha mostrado dispuesta a llegar a un acuerdo con la empresa para que compense a los propietarios con parte de los beneficios de la instalación a cambio de no desmontar los aerogeneradores.

Otra impugnación

La Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), con el apoyo de los tres partidos, impugnará ante los tribunales la decisión de la Consellería de Industria de anular 114 parques eólicos que iban a ser gestionados por ayuntamientos. Los municipios advierten de que sólo retirarán el recurso contencioso si Industria les garantiza por escrito que las corporaciones que se queden sin estas instalaciones serán compensadas económicamente. Según los cálculos de la entidad, las arcas municipales de estas localidades perderán unos 180.000 euros al año.

El presidente de la Fegamp, Xosé Crespo (PP) afirma que la consellería, dirigida por el nacionalista Fernando Blanco, les ha comunicado “oficiosamente” su intención de compensar a los municipios afectados, un extremo confirmado por el vicepresidente segundo de la entidad, Francisco García (BNG). “Es un contencioso de carácter preventivo, porque tenemos el compromiso del conselleiro”, señaló Manuel Lagares (PSOE), vicepresidente primero de la Fegamp.

http://elpais.com/diario/2007/02/27/galicia/1172575095_850215.html

****

Argozón, 2002

La Voz de Galicia – LEMOS- 30 de noviembre del 2002

El parque eólico de Chantada facturará un 20% más de la cantidad prevista

En la parroquia de Argozón utilizan estos datos para pedir más dinero por sus terrenos Los vecinos de la parroquia de San Vicente de Argozón quieren más dinero por el alquiler de sus terrenos para el parque eólico Chantada. Su argumento parece incontestable. Dicen que el primer acuerdo al que llegaron con la empresa promotora del parque el proyecto no es ya el mismo de entonces.

Carlos Cortés

chantada

Y, según sus datos, la diferencia es sustancial. Con los cambios, el parque eólico incrementa en más de un 20% su capacidad de facturación.

Los datos los facilitó José Antonio Diéguez, el presidente de la asociación vecinal de esta parroquia chantadina, después del pleno del jueves, en el que la corporación municipal decidió dejar para mejor ocasión la firma del convenio entre el Concello y Enerfin, la empresa que construirá el parque. De acuerdo con sus cálculos, el reformado parque eólico Chantada facturará entre 60.000 y 90.000 euros por año más de los 240.000 previstos en la versión inicial del proyecto. Esto es, entre 10 y 15 millones más para una facturación hipotética de 40 millones de pesetas.

En los tribunales

Los vecinos habían firmado un contrato con Enerfin con arreglo a las condiciones del primer proyecto. Cren que los cambios justifican la rescisión de ese contrato y la negociación de uno nuevo. Pero la empresa se resiste. Por eso, José Antonio Diéguez insistía ayer en subrayar que tendrán que recurrir a los tribunales. «Témemos que non nos vai quedar máis remedio», aseguró.

El parque eólico Chantada es el más grande de los cuatro que forman el macroparque de O faro. Sus instalaciones afectan a tres parroquias de Chantada, pero sobre la de Argozón están proyectados el 70% de los postes y tendidos.

http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2002/11/30/1344648.shtml

****

Argozón, 2003

La Voz de Galicia – LEMOS – 11 de septiembre del 2003

El parque eólico de Chantada ya tiene todos los permisos administrativos

Los vecinos de Argozón mantienen el contencioso contra su aprobación por Industria El Consello de la Xunta aprobó ayer el carácter supramunicipal del proyect

Desde el acuerdo tomado ayer por el Consello de la Xunta, el parque eólico de Chantada ya es una realidad administrativa. El procedimiento de aprobación del proyecto, evaluación de los diferentes impactos y consecución de licencias, que ha durado varios años, culminó con la declaración de la incidencia supramunicipal de los parques eólicos de Chantada y Penas Grandes. Pero el de Chantada al menos tiene un largo proceso por delante para materializarse.

A partir de la publicación de esta declaración en el DOG, la empresa Enerfín S.A. ya podría comenzar a trabajar en los montes, siempre y cuando existiese un acuerdo con sus dueños. Y nada más lejos de la realidad. La parroquia de San Vicente de Argozón interpuso hace pocas semanas un recurso contencioso administrativo contra la autorización de la Xunta para la construcción de este parque en su monte comunal y mantiene congeladas las negociaciones con la empresa.

Los vecinos no ceden

El presidente de la asociación de vecinos de Argozón, José Antonio Diéguez, aseguró ayer que su postura de evitar que el proyecto se lleve a cabo en los términos actuales es firme. En un primer momento los vecinos aceptaron la propuesta de Enerfín, pero los acuerdos se rompieron cuando la empresa varió el voltaje eléctrico de las torres sin modificar las compensaciones económicas a los dueños del monte.

Posteriormente, el proyecto aprobado por la Xunta cestablecía que el terreno de monte de Argozón afectado por el parque sería de 1,24 hectáreas, cuando los vecinos aseguran que se trata de más de 70. Todos estos desacuerdos se podrían solucionar renegociando las condiciones económicas de la instalación de las torres eólicas, algo a lo lo que la empresa, en principio, no parece dispuesta. «Os veciños estamos tranquilos, quen se está poñendo nerviosa é Enerfín». Con estas palabras respondió ayer José Antonio Diéguez a este último paso para la legalización administrativa del parque. Era una medida que esperaban y que no les asusta ya que confían en que la ley estará de su parte.

Sin prisas

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, ante el que interpusieron el recurso, tardará en pronunciarse, pero ellos aseguran no tener prisa. «O proceso é longo e aínda que chegaran os expedientes de expropiación pública dos terreos levarían tempo resolvelos», aseguró el presidente de los vecinos. «Os procedementos administrativos resolvéronse rápido, nótase que hai moitos intereses detrás da creación destes parques», añade José Antonio Diéguez.

Además de no poder entrar en los montes de Argozón, Enerfín tampoco podrá hacerlo en el resto de los terrenos afectados por el parque eólico. Según Diéguez, el paso por sus montes «é inevitable, pode que non para traballar con maquinaria, pero si para pasar as torres polo que todo o proxecto estará parado ata que cheguen a un acordo connosco».

Las condiciones del acuerdo parecen claras, reconocer el terreno total afectado por el parque y compensar de una manera justa su aprovechamiento. A este respecto, el presidente de la asociación de vecinos aclara: «Ó principio non sabiamos nada sobre parques eólicos, pero agora estamos informados e non permitiremoS que nos enganen nas negociacións».

http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2003/09/11/1980696.shtml

 

Anuncis

About CEEC

Coordinadora d'Estudis Eòlics del Comtat. http://www.zona14.org

Posted on 31 gener 2016, in Recull de premsa. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: