2017.01.14. Prensa. (Olivas se convierte en el primer expresidente de la Generalitat condenado a pena de cárcel)

Levante 14.01.2017

Olivas se convierte en el primer expresidente de la Generalitat condenado a pena de cárcel

Año y medio de prisión para el exjefe del Consell y Vicente Cotino por falsificar una factura para encubrir una comisión de 500.000 euros

laura ballester 

El presidente de la Generalitat desde el 24 de julio de 2002 hasta el 20 de junio de 2003, José Luis Olivas Martínez, se convirtió ayer en el primer «Molt Honorable» en ser condenado a un año y medio de prisión. En la condena le acompaña uno de los empresarios de cabecera del anterior Consell, Vicente Cotino, sobre el que recae la misma pena: un año y seis meses de cárcel. El Juzgado de lo Penal 6 de Valencia los considera a ambos culpables de sendos delitos de falsedad en documento mercantil y contra la Hacienda Pública. Olivas y Cotino deberán pagar cada uno una multa de 151.800 euros e indemnizar de forma solidaria a la Agencia Tributaria con 150.000 euros más, además de asumir la tercera parte de las costas judiciales. La mujer de Olivas ha resultado absuelta de los mismos delitos. La sentencia es recurrible ante la Audiencia de Valencia.

Aunque parezcan cantidades ínfimas, la condena de año y medio de cárcel pone una primera piedra en el complicado camino judicial que Olivas y Cotino han de recorrer ante la Audiencia Nacional por la ruinosa gestión bancaria del expresidente de Bancaja y la presunta financiación ilegal al PP del empresario que se juzgará en el Caso Gürtel.

El hecho enjuiciado ha sido el pago de una comisión de 580.000 euros (IVA incluido) en 2008 por Vicente Cotino a José Luis Olivas, por «mediar» en la venta de las acciones en Proyectos Eólicos Valencianos SA -participada por Endesa (55%), Sedesa Inversiones (20%) y Bancaja (20%)-.

Durante el juicio, Olivas no tuvo empacho en admitir que jugó a tres bandas en esta operación en la que, según él, todos ganaban. En 2008 presidía Bancaja y, por su cargo, era consejero de Iberdrola, a quien intentó colar las acciones en venta. «Yo defendía los intereses de Bancaja y del señor Cotino, pero también los de Iberdrola, que quería tener un parque eólico en la Comunitat Valenciana». Finalmente Endesa ejerció su derecho de adquisición preferente y adquirió el 45% de Proyectos Eólicos Valencianos SA. La operación generó «plusvalías de de 39,3 millones», admitió Cotino durante la vista. Precisamente fue la decisión del empresario y sobrino del expresidente de las Corts, Juan Cotino, de deducirse como gasto el pago de 580.000  a Olivas, para ahorrarse 150.000 euros en el impuesto de sociedades de 2008, lo que motivó una inspección de la Agencia Tributaria.

Dos inspectores de Hacienda, que declararon como peritos en el juicio, descubrieron el pastel. José Luis Olivas sólo pudo aportar un informe de tres folios (firmado por su mujer en 2013) como justificante de la supuesta mediación realizada por su empresa Imarol SL en la venta de las acciones de Parques Eólicos Valencianos SA (Pevsa). Una falacia para la jueza de lo Penal 6 de Valencia, Begoña Estañ. La intervención de Olivas fue «una simulación de prestación de servicio de asesoramiento realmente inexistente», afirma la magistrada. De hecho, llega a asegurar que «ni Pevsa, ni Endesa ni Iberdrola necesitaban a Olivas» para ejecutar la venta de acciones. Y sólo admite como cierta la conversación del expresidente de Bancaja con su homólogo de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, para que intentara comprar las acciones que finalmente adquirió Endesa. Aunque, asegura la magistrada, «una conversación no vale 500.000 euros» por lo que concluye que «no existió ningún servicio de gestión y asesoramiento» que justificara el pago del medio millón de euros.

http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2017/01/14/olivas-convierte-primer-expresidente-generalitat/1515274.html

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las Provincias 14.01.2017

Olivas, condenado a año y medio de cárcel por falsear una factura y defraudar a Hacienda

La juez asegura que el pago de 500.000 euros no responde a un asesoramiento, sino a una ficción «cuya causa y finalidad se desconoce»

  1. RALLO |  VALENCIA.

El negocio era formidable. José Luis Olivas, presidente de Bancaja, cobró 500.000 euros por una supuesta labor de asesoramiento en la venta de unas acciones de Vicente Cotino en Parques Eólicos Valencianos a la empresa Endesa. La cantidad se facturó a través de la empresa Imarol, propiedad de Olivas y su mujer. Mientras, Sedesa -la sociedad de Cotino- utilizó esa factura como gasto deducible en el impuesto de sociedades. De esta forma se evitó pagar 150.000 euros a la Agencia Tributaria. Ocurrió en 2008.

Sólo una inspección de Hacienda dio al traste con la rentabilísima operación de Olivas. La sentencia del del juzgado de lo Penal 6 de Valencia ha confirmado todos los indicios de esa investigación inicial. No hubo asesoramiento en la transacción comercial. «Fue un gasto ficticio», recoge el fallo. En realidad, un artificio para que la firma de Olivas ingresara ese medio millón de euros. ¿El motivo? Ahí reside la clave oculta de todo este asunto. «La causa y la finalidad se desconocen», admite la juez.

El primero de los cuatro grandes frentes judiciales de José Luis Olivas, también expresidente de la Generalitat, se ha saldado con una condena de año y medio de prisión. Seis meses por la falsedad de la factura y un año por el fraude fiscal. Además, deberá abonar 150.000 euros de multa. Idéntica pena para el conocido empresario Vicente Cotino, sobrino del expresidente de Les Corts, Juan Cotino

Un aspecto positivo del fallo para el primer presidente del Consell condenado es que su mujer ha sido absuelta. Firmó un informe clave en la causa, pero la juez considera que no ha quedado acreditado que conociera el destino ilícito que se iba a dar al dosier. Dos detalles relevantes en este asunto y que la resolución se encarga de subrayar. Por un lado, la empresa de Olivas sólo facturó este servicio en 2008 y desde su constitución, en 2003, apenas ha emitido facturas. Escasa actividad. Y otro dato: el expresidente de Bancaja ejerció ese supuesto asesoramiento sin ser ningún experto en energía eólica.

La juez recuerda que en asuntos de este tipo, como acreditar que el gasto es verdaderamente deducible, corresponde a los acusados demostrar que realmente ese servicio se prestó. Y no ha sido este el caso. A excepción de la factura, Sedesa «carece por completo de documentación del gasto…Ni figura contrato de prestación de servicios, ni concreción de los trabajos, ni directrices, ni valoraciones, ni correos electrónicos, ni faxes entre Imarol y Sedesa», según acreditaron los peritos de la Agencia Tributaria. Llama la atención el fallo sobre el hecho de que el contrato fuera verbal en un asunto de esta magnitud cuando lo más frecuente es precisamente recogerlo por escrito. «Es la garantía que habitualmente tiene el intermediario para garantizarse el cobro de la comisión». Y esa modalidad tampoco garantiza que no haya problemas de interpretación si finalmente se acude a los tribunales.

Algo similar sucede con Imarol y Olivas. La realidad es que fue la propia Bancaja la que negoció la venta de sus acciones «en su propio interés y en el de Sedesa». Hay que recordar que el banco tenía el 45% de la sociedad contando con la participación de Cotino. Fue Iberdrola -donde Olivas también era consejero- la que hizo una primera oferta «basada en estudios de mercado», aunque finalmente el paquete terminó en manos de Endesa que tenía un derecho de adquisición preferente. Toda la información de este asunto que tenía el acusado la obtuvo como presidente de la entidad bancaria. Pero «ni Endesa ni Iberdrola necesitaban el asesoramiento técnico de Olivas, ya que cuentan con técnicos especializados y con modelos informáticos para calcular el valor de los activos».

Así, según la juez, la única participación del procesado se limitó a una conversación telefónica con el presidente de Iberdrola, Sánchez Galán, «para retomar las negociaciones entre los técnicos». No parece que ese charla pueda tener un precio de 500.000 euros. «Sorprendentemente»-recoge el fallo- las defensas renunciaron a esa testifical. Galán sería el único que podría probar que Olivas intervino en ese encuentro como representante de su empresa y no como presidente de Bancaja. La resolución recuerda todos los testigos que comparecieron en la sala y que desconocían la intermediación de Imarol en la venta de las acciones.

La esposa de Olivas, en cambio, corrió mejor suerte. Ella tiene el 50% de la sociedad pero nunca ha intervenido en las operaciones. Tanto Olivas como Cotino negaron en el juicio cualquier papel relevante o el conocimiento del asunto. En este caso firmó un dosier que, en teoría, acreditaba el trabajo llevado a cabo por su marido. Estampó su firma tres años más tarde de realizarse el supuesto trabajo. Pero la prueba en este sentido es escasa. Resultaría «aventurado» concluir que la mujer conocía toda la operativa que manejaban los dos empresarios.

Otra de las circunstancias favorables de la sentencia para los dos acusados ha sido el reconocimiento del atenuante de dilaciones indebidas, que ha contribuido a rebajar la pena final. La Fiscalía pedía tres años de cárcel para los dos procesados. La juez admite que en este caso el retraso «no se ha producido en el marco del procedimiento judicial». La instrucción duró nueve meses y la demora en señalar juicio se debió a las peticiones de la defensa. Nada «injustificado o atribuible» al juzgado. Ahora bien, la resolución recoge que se debe tener en cuenta el derecho del acusado a que «su causa se vea en un tiempo razonable». En este sentido, subraya el fallo que unos hechos de 2008 se han terminado juzgando en 2016. Por eso admite la atenuante.

Olivas y Cotino previsiblemente recurrirán la sentencia. La última palabra la tendrá la Audiencia de Valencia. La primera consecuencia del fallo no será judicial. El Consell anunció ayer que se le retirará la prerrogativa de expresidente de la Generalitat.

http://www.lasprovincias.es/economia/201701/14/olivas-condenado-medio-carcel-20170114010035-v.html

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La voz de Galicia 13.01.2017

Prisión para el expresidente valenciano José Luis Olivas por falsificar una factura

El Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia ha condenado a año y medio de prisión al expresidente de la Generalitat y de Bancaja José Luis Olivas por falsedad y delito contra la Hacienda pública, y a una multa de 151.800 euros, ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV). Asimismo, la jueza impone la misma pena al empresario Vicente Cotino, quien pagó a Olivas 500.000 euros por un trabajo que nunca realizó y eludió así 150.000 euros en impuestos.

Olivas ha sido condenado por emitir, a través de su empresa Imarol SL, una factura falsa para justificar un ingreso de 500.000 euros por unos servicios de asesoramiento que nunca llegó a prestar a la empresa Sedesa Inversiones.

La entrega del dinero, «cuya causa y finalidad se desconoce» según recoge la sentencia, la efectuó el empresario Vicente Cotino, a través de su empresa Sedesa Inversiones, que también ha sido condenado a la misma pena por computar ese pago (500.000 más 80.000 euros de IVA) como gasto deducible en su liquidación del Impuesto de Sociedades.

De esta forma, añade, redujo «de forma fraudulenta la base imponible del Impuesto de Sociedades del ejercicio fiscal 2008», dejando así de ingresar a la Hacienda Pública 150.000 euros.

La jueza, que les considera autores de los delitos de falsedad en documento mercantil y delito contra la Hacienda Pública, estima que los dos condenados se pusieron de acuerdo para crear un documento que «aparentaba ser una factura» por unos supuestos servicios de asesoramiento prestados por la empresa de Olivas a la de Cotino, interesado en vender sus acciones en Proyectos Eólicos Valencianos. Ambos deberán además indemnizar de manera conjunta y solidaria con 150.000 euros a la Agencia Tributaria por el dinero defraudado en el ejercicio fiscal 2008.

La jueza concluye que la factura es falsa, que el servicio de asesoramiento de Olivas a Cotino fue «inexistente» y que el informe de tres páginas aportado por el expresident de la Generalitat y exvicepresidente de Bankia para justificar el cobro del dinero es una documentación a la que tuvo acceso como presidente de Bancaja, entidad que también negoció con Iberdrola la venta de su paquete accionarial en el mismo proyecto eólico.

Ese documento estaba firmado por la esposa del expresident, administradora de la mercantil y acusada únicamente por la Abogacía del Estado, que ejercía la acusación particular.

La jueza la absuelve por considerar que «no resulta suficientemente acreditado» que la acusada participara en la ideación, desarrollo y ejecución de la emisión de la factura irregular llevada a cabo por los otros dos acusados. La mujer firmó el documento en 2013, cinco años después de la factura y «por indicación de su marido, único y verdadero gestor de la sociedad».

La sentencia, notificada hoy a las partes, destaca la «contundente prueba indiciaria» que permite concluir la existencia de una simulación de prestación de asesoramiento y gestión por Imarol SL a Sedesa Inversiones.

Frente a la versión de los acusados y de los informes periciales que aportaron, la jueza fundamenta su pronunciamiento en el «detallado, contundente, riguroso e imparcial informe emitido por los técnicos de Hacienda» sobre el carácter ficticio del trabajo facturado.

Subraya que pese a lo elevado del importe de la remuneración, 500.000 euros, no existía contrato, «ni concreción de los trabajos, ni directrices, ni valoraciones de los mismos, ni correos electrónicos, ni faxes entre Imarol y Sedesa Inversiones, ni documento alguno que relacione el pago de los 500.000 euros más IVA con el concepto de servicio que recoge la factura».

Recuerda además que la empresa de Olivas «carece de personal y de infraestructura» y «desde su constitución no ha tenido prácticamente ninguna actividad».

La jueza aplica la atenuante simple de dilaciones indebidas, ya que no se han producido en el marco del procedimiento judicial (la causa se instruyó en nueve meses) sino que hubo una demora «muy relevante» entre la comisión del delito (2008) y la presentación de la querella por parte de la Agencia Tributaria (diciembre de 2013).

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/economia/2017/01/13/prision-expresidente-valenciano-jose-luis-olivas-falsificar-factura/00031484307323250768450.htm

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El periódico 13.01.2017

Olivas, el expresidente de Bancaja, condenado a año y medio de prisión por una factura falsa

El juzgado condena también por los mismos hechos relacionados con una factura falsa de 500.000 euros al empresario Vicente Cotino

MIGUEL LORENZO

José Luis Olivas, expresidente de Bancaja y de la Generalitat Valenciana por el Partido Popular, ha sido condenado a un año y medio de prisión y a una multa de algo más de 150.000 euros por emitir a través de su empresa una factura falsa para justificar un ingreso de 500.000 euros por unos servicios de asesoramiento que, según la sentencia del Juzgado penal número 6 de Valencia, nunca prestó a la empresa Sedesa Inversiones, propiedad de Vicente Cotino, sobrino del también ‘popular’ Juan Cotino, ex presidente de Les Corts. El empresario ha sido condenado a la misma pena por computar ese pago como gasto deducible en su liquidación del impuesto de sociedades.

La magistrada les considera autores de los delitos de falsedad en documento mercantil y delito contra la Hacienda Pública. Estima que el informe de tres páginas con el que el expresidente trató de justificar esos servicios es sólo una documentación a la que tuvo acceso como presidente de Bancaja. Eso sí, exculpa a la mujer de Olivas, que era la que firmó el informe cinco años después de su elaboración.

La sentencia, notificada este viernes y que se puede apelar, destaca la “contundente prueba indiciaria” que permite concluir la simulación y que atribuye principalmente al informe de Hacienda. Destaca que pese a la alta remuneración no existiera contrato, ni concreción o valoración de los trabajos. También recuerda que la empresa de Olivas “carece de personal y de infraestructura”.

Los hechos se remontan al año 2008 y culminaron con la ejecución de Endesa de su derecho de adquisición preferente ante una oferta de Iberdrola para comprar el 45% de la sociedad Parques Eólicos Valencianos, de la que ya era accionista mayoritario. Se trató de una venta conjunta de Bancaja, que tenía el 20 por ciento y de Cotino, que tenía el otro 25 por ciento. La versión de ambos fue que Cotino pidió a Olivas que le ayudara a vender su parte y le prometió verbalmente una comisión de medio millón si su plusvalía era de al menos 39 millones. Olivas dijo que accedió porque, además, podía ayudar a Bancaja, de la que era presidente, y a Iberdrola, de la que era consejero y que estaba interesada en tener un parque eólico en la Comunitat Valenciana.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/economia/olivas-expresidente-bancaja-condenado-prision-5741201

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Mundo 13.01.2017

Condenan a Olivas a año y medio de prisión por falsificar una factura

El juzgado considera probado que falsificó una factura para justificar un ingreso de 500.000 euros por unos servicios que nunca prestó

La misma pena tendrá que el ex presidente de Bancaja deberá cumplir el empresario Vicente Cotino

Xavier Borrás

José Luis Olivas, ex presidente de la Generalitat, de Bancaja y de Banco de Valencia, defraudó 150.000 euros a Hacienda al fabricar como gasto deducible una factura falsa por importe de 580.000 euros por servicios que nunca prestó al empresario Vicente Cotino a través de una sociedad llamada Imarol SA. Ambos, Olivas y Cotino han sido condenados a un año y medio de prisión por fraude y falsedad documental, al ser considerados autores de esa acción concertada para timar al fisco español.

Los hechos se remontan a 2008, año en que Olivas cumplía cuatro años ya como presidente de Bancaja, puesto que le permitía, por ejemplo, sentarse en el consejo de administración de Iberdrola (300.000 euros al año) o, posteriormente, ser nombrado vicepresidente de Bankia con un salario de 1,6 millones de euros en el primer año de la fusión.

Pese a tener esos salarios garantizados -que son incompletos, porque Bancaja nunca publicabas las retribuciones reales- Olivas no dudó en explotar los beneficios que le concedía el puesto en cuanto a información y contactos de alto nivel para aumentar sus ingresos personales.

Olivas condujo la última etapa de la existencia de Bancaja y del Banco de Valencia, hasta que ambas entidades desaparecieron, la primera por la fusión con Cajamadrid que dio paso a Bankia y la segunda por la venta a precio de saldo (un euro) a Caixabank. Olivas se mantuvo como presidente de Banco de Valencia hasta el momento de la intervención por parte del Banco de España y como vicepresidente de Bankia hasta que fue detenido junto a otros ex directivos de la caja de ahorros por los créditos concedidos por Bancaja para negocios en el Caribe.

Según la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 6 de Valencia, Vicente Cotino y José Luis Olivas «actuando de común acuerdo, decidieron que un pago de 500.000 euros más 80.000 de IVA, fuera contabilizado y consignado en la declaración como gasto deducible».

Crearon, según el fallo condenatorio, un documento «que aparentaba ser una factura» firmada por Olivas, la única factura que emitió Imarol SL en todo 2008, y que correspondía supuestamente a «honorarios profesionales» por la gestión y asesoramiento en la venta por Sedesa Inversiones SL a Endesa de su 25% en Proyectos Eólicos Valencianos SA. Esa venta de acciones se formalizó por 39,3 millones de euros.

Pero esa gestión y asesoramiento «no existió», fue un «gasto ficticio» que no podía, por tanto, considerarse gasto deducible, según la sentencia, por mucho que Vicente Cotino dijera en la vista oral que empleó los servicios de intermediación de Olivas para poder vender conjuntamente las acciones de Proyectos Eólicos Valencianos que poseían su sociedad Inversiones en Alternativas Energéticas y la propia Bancaja.

Si vendían juntos, aseguró Cotino, podrían obtener un mejor precio. La supuesta mediación de Olivas, según Cotino, logró una oferta inicial por esas acciones de Iberdrola, de la que Olivas era consejero. Según el testimonio de Cotino, el entonces presidente de Bancaja llegó a hablar personalmente con el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, con el que pactó el precio de la operación.

Cuando se le pidió que acreditara los trabajos, Olivas presentó un informe de tres páginas que firmó su mujer, Mercedes Álvarez en enero de 2013 «por indicación» de su esposo, «que no correspondía a ninguna gestión llevada a cabo para la venta de las acciones ni contenía ninguna información útil para ella». Era un truco demasiado evidente puesto que la factura correspondía a supuestos trabajos prestados cinco años antes.

Todos los papeles que Olivas intentó colar a Hacienda para intentar probar la intermediación fueron obtenidos como presidente de Bancaja, ya que por aquellos años intervino en las negociaciones con Iberdrola Renovables para la venta de las mismas acciones, que finalmente se colocaron a Endesa.

Cotino y Olivas «acordaron» crear esa «factura falsa» en la que «se hacía constar como causa del mismo un servicio inexistente». Al deducirse ese gasto, la sociedad de Vicente Cotino Grupo fiscal asedes Capital SL dejó de ingresar en Hacienda 150.000 euros, la cantidad que los dos condenados tendrán que pagar a la Agencia Tributaria tras la condena que se les impone.

La esposa de Olivas ha sido finalmente absuelta porque «no resulta suficientemente acreditado que la acusada participara en la ideación, desarrollo y ejecución de la emisión de la factura irregular». Imarol SL, la sociedad de Olivas y su mujer sólo emitió esa factura en todo el ejercicio 2008. Pero es que desde 2003, cuando se constituye, hasta el 2008, apenas emitió alguna otra.

Olivas cobró por asesorar pese admitir que no es un especialista en temas eólicos y que el informe que entregó para acreditar su asesoramiento era «un borrador». Todo se vino abajo cuando los peritos del caso, técnicos de Hacienda, expusieron sus conclusiones, que básicamente probaron con contundencia que, aparte de la factura emitida por Imarol SL, no existía ninguna otra documentación del gasto que luego se dedujeron. «Ni figura contrato de prestación de servicios, ni concreción de los trabajos, ni directrices, ni valoraciones de los mismos, ni correos electrónicos, ni faxes» entre ambas sociedades.

Ambos condenados sostuvieron que el contrato de servicios «fue verbal», algo que para el tribunal resulta increíble por cuando en este tipo de asesoramientos «son la garantía que habitualmente tiene el intermediario para asegurarse el cobro de la comisión». Olivas también trató de colar distintos papeles y correos electrónicos que consiguió en los ordenadores de Bancaja.

Tanto Endesa como Iberdrola negaron que Olivas participara de ninguna manera. Endesa, por ejemplo, explicó que ejercitó un derecho de adquisición preferente y que en la negociación «no intervinieron ni Imarol, ni Olivas». Iberdrola, por su parte, señaló que lo habitual en estas operaciones es que no haya intermediario «ya que la experiencia y conocimiento del personal de la sociedad hacen innecesaria tal intermediación». Y que el precio se fijo «en base a estudios técnicos y respondía a precio de mercado». Olivas, por tanto, era absolutamente prescindible y cuando quedó absolutamente probado que no había hecho ninguna gestión, su defensa «sorprendentemente renunció a la testifical» del presidente de Iberdrola, el único que podía ratificar que Olivas había intervenido en una supuesta reunión de presidentes.

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/01/13/5878b5bb22601d594f8b4575.html

 

Anuncis

One Reply to “2017.01.14. Prensa. (Olivas se convierte en el primer expresidente de la Generalitat condenado a pena de cárcel)”

  1. Bueno, esperemos que aunque Olivas sea el primer expresidente de la Generalitat condenado a pena de cárcel no sea el único, porque “material” hay bastante…….

    Como la juez dice “que el pago de 500.000 euros responde a una ficción cuya causa y finalidad se desconoce”, voy a intentar que se conozca un poco “esta ficción”:
    1) En el año 2002 el Sr. Olivas era presidente de la Generalitat Valenciana y bajo su mandato se adjudicó el Plan Eólico Valenciano a diversas empresas, muchas de ellas relacionadas con Bancaja y Sedesa (de la familia Cotino)
    2) Uno de los Cotino, el tío del ahora de los condenados, ha sido Conseller y presidente de Les Corts Valencianes y un altísimo cargo del partido popular en la Comunidad Valenciana
    3) Gracias a las “puertas giratorias”, muy poco después el Sr. Olivas pasó de ser Presidente de la Generalitat a ser consejero de Iberdrola y presidente Bancaja
    4) Luego, Olivas gestionó diversas operaciones en el País Valencià relativos a la compraventa de parques eólicos entre la empresa de los Cotino, Bancaja e Iberdrola por las que cobró la comisión de 500.000 euros de la que ahora se le ha juzgado
    5) En el camino queda la financiación irregular del Partido Popular, el caso Gurtel en el que todos están implicados, el expresidente Camps y sus tejemanejes (también en la eólica, por supuesto), la fusión con Cajamadrid en Bankia y su hundimiento, el descalabro de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, el empresario Ortiz, los exalcaldes de Alicante Díaz Alperi y Sonia Castedo, etc. , etc.
    6) En definitiva, Sra Juez, la “ficción” sería la siguiente: “la estrecha colaboración entre políticos, constructores, bancos, empresarios eléctricos” con un poco de “financiación irregular del partido”, que suelen ser los denominadores comunes de casi todos los Planes eólicos que “en España han sido”.
    Como podemos observar, todos muy preocupados por las energías limpias y por evitar el cambio climático…………………

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s